Asma en cifras

asma-en-cifras
Comparte

El primer martes de cada mes de mayo se conmemora el Día Mundial del Asma debido a la incidencia que tiene esta enfermedad en la salud de más de 150 millones de personas en el mundo, de las cuales la mayoría son niños. Y esta cifra tiende a incrementarse en 180 mil nuevos pacientes cada año.

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias, que producen tos, dificultad respiratoria y generan un sonido silbante y chillón ocasionado al expirar el aire por un conducto estrecho.
   
De acuerdo a cifras reveladas durante la última celebración de este día se estima que en Colombia cerca de 5 millones de personas sufren de asma, de las cuales el 70 por ciento presenta dificultades respiratorias casi todos los días.

Para los alergólogos y médicos pediatras estas cifras son preocupantes ya que el asma es una enfermedad crónica, que en un elevado porcentaje de pacientes no tiene curación, a pesar de los avances logrados para su efectivo tratamiento.

En relación con otras enfermedades el asma es un padecimiento común siendo 300 veces más frecuente que las dolencias cardiacas; 33 veces más frecuente que el cáncer de pulmón; 20 veces más que el cáncer de seno; 15 veces más que la apoplejía y 5 veces más que el sida, según datos del laboratorio Glaxo Smith Kline.

A pesar de su prevalencia muy pocas personas tienen buen conocimiento de esta enfermedad, razón por la cual las autoridades sanitarias mundiales decidieron conmemorar este día y adelantar campañas para ayudar a detectar a las personas asmáticas y ofrecerles el tratamiento adecuado.

La enfermedad debe ser controlada desde el momento en que se diagnóstica, ya que un inadecuado tratamiento puede desencadenar graves consecuencias al paciente.

El asma generalmente aparece durante los primeros años de vida y su origen puede ser hereditario por parte de la madre o también puede tratarse de una predisposición a las alergias que  suele ser igualmente hereditaria  por parte de padre o de madre.

Los ataques de asma son más frecuentes durante las temporadas de lluvia, por lo cual se debe estar especialmente atento con los niños que presentan esta enfermedad. Ellos generalmente deben consumir medicamentos especiales y utilizar inhalador. A lo que jamás debe exponerse la persona asmática es al humo pasivo ya que aumenta el riesgo, incluso es perjudicial para el feto de las mujeres fumadoras embarazadas.

Algunos expertos consideran que los bebés desnutridos corren mayor riesgo de presentar problemas de desarrollo en las vías respiratorias debido a la relación que han encontrado en personas que nacieron con bajo peso y el riesgo que tienen de padecer asma, bronquitis u otra enfermedad del pulmón durante toda su vida.

De los niños con asma cerca de un 8% a  10% también tienen alergias alimentarias, que pueden ser potencialmente fatales si no se controla el consumo de los productos que las originan, los cuales pueden ser detectados por medio de un examen.

Las mascotas son importantes para el desarrollo emocional y afectivo de los niños y por eso es necesario ser cuidadosos con el aseo de los perros y en especial de los gatos, ya que estos alojan una cantidad significativa de alergenos. Se recomienda utilizar semanalmente champús secos que eliminan estos elementos de la piel y el pelaje y son más fáciles de administrar que los champús líquidos.

Respecto a las actividades deportivas las personas asmáticas pueden realizarlas de manera normal ya que son importantes para mejorar su condición física y para desarrollarse en forma adecuada, pero se recomienda tener precauciones en algunas que pueden ser desencadenantes y generar una broncoconstricción como la carrera libre, el ciclismo o la natación. Lo único que está completamente prohibido para quienes sufren esta enfermedad es el buceo con bombonas de aire comprimido.

Véase también:

Fuentes consultadas:


  1. “ACTIVIDAD FÍSICA EN EL NIÑO ASMÁTICO”, Canal RCN
  2. ASMA: OTRO ENEMIGO SUBESTIMADO, Noah Health
  3. www.noah-health.org

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.