Bronquitis

bronquitis
Comparte

La bronquitis, consiste en la inflamación y estrechamiento (constricción) de los bronquios, es un problema de salud muy frecuente en los niños y es importante prestarle atención, pues no sólo puede ocasionar problemas respiratorios serios, sino que favorece el desarrollo de asma bronquial.

Ciertas condiciones pueden irritar los bronquios, de modo que favorecen el desarrollo de bronquitis, por lo que se conocen como factores de riesgo y los más importantes son: las infecciones respiratorias altas  la contaminación ambiental y la exposición de los niños al humo del cigarrillo.

Casi siempre esta enfermedad se manifiesta por tos, cierto grado de dificultad para respirar, fiebre leve a moderada (entre 37,6ºC y 38ºC) y unos sonidos respiratorios característicos parecidos a un silbido, por lo que se denominan sibilancias y se deben al paso del aire por los bronquios inflamados y estrechos. Además, los niños con bronquitis suelen perder el apetito, se cansan fácilmente y no pueden dormir bien.

La principal causa de la bronquitis son las infecciones, en la mayoría de ocasiones debidas a distintos tipos de virus y, en menor proporción, por bacterias; por eso, con cierta frecuencia, la bronquitis aparece después de una simple gripa o un resfriado común.

La bronquitis puede presentarse a cualquier edad, pero es más frecuente entre los 3 meses y los 12 años. Aunque muchos niños experimentan uno o a lo sumo dos episodios de bronquitis, en algunos la enfermedad puede presentarse varias veces durante la infancia y en ellos es mayor el riesgo de desarrollar asma.

Como la bronquitis puede causar complicaciones graves, siempre hay que llevar al niño al médico, para que reciba el tratamiento adecuado, que incluye medicamentos para ayudar a expulsar el moco que llena los bronquios (como bromhexina o N-acetil ciste)na), agentes que inducen la dilatación de los bronquios y alivian la dificultad respiratoria denominados broncodilatadores (como bromuro de ipratropio, salbutamol) y fármacos con actividad antiinflamatoria (como beclometasona).

A veces puede ser necesaria la terapia respiratoria, para estimular la expulsión del moco, la realización de nebulizaciones, que consiste en administrar los broncodilatadores mediante un nebulizador, o incluso la administración de oxígeno (mediante una cánula nasal o colocando al niño en una cámara especial).

Véase también:

Fuentes

  1. Knutson D, Braun C. Diagnosis and management of acute bronchitis. Am Fam Physician 2002; 65: 2039-44.
  2. Carroll KN, Hartert TV. The impact of respiratory virus infection in wheezing illnesses and asthma exacerbations. Immunol Allergy Clin N Am 2008; 28: 539-61.
  3. Jones LL, Hashim A, McKeever T, et al. Parental and household smoking and the increased risk of bronchitis, bronchiolitis and other lower respiratory infections in infancy: systematic review and meta-analysis. Res Research 2011; 125: 1-11.
  4. Bronchitis - Mayo Clinic. http://www.mayoclinic.com/health/bronchitis/DS00031
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.