EPOC y Humo de leña

epoc-y-humo-de-lena
Comparte

A sus 65 años, José fue diagnosticado con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica severa. El nombre de la enfermedad no le era familiar, pero al pedirle más explicación a su médico, este le dice que está sufriendo de lo que en otros tiempos se conocía como un enfisema pulmonar.

Él piensa que su médico está equivocado, en su vida nunca ha fumado y en su casa ni su esposa ni sus hijos fuman, así que ¿cómo pudo haber contraído esa enfermedad? La respuesta era simple, había pasado muchas horas frente a estufas de leña, en fogatas o quemando los rastrojos que encontraba en su finca; el humo de leña era la causa de su enfermedad.

Estudios epidemiológicos demuestran que aunque la causa más común de la EPOC es el tabaquismo, la  exposición al humo de este tipo de combustibles aumenta el riesgo.

Exposición a humo de leña

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, cerca de la mitad de la población mundial quema leña, carbón, estiércol y otras biomasas para la preparación de los alimentos, calefacción o para calentar agua. La biomasa está definida como el grupo de materiales biológicos (organismos vivos, animales y vegetales, y sus derivados) que están presentes en un área especifica. La madera (leña) es la biomasa más utilizada en el mundo, se utiliza de forma no procesada o como carbón vegetal.

Adicionalmente estas quemas se realizan al interior de los hogares, en su mayoría en fogones rudimentarios y con poca ventilación, con lo cual la exposición a los tóxicos generados es muy severa. Esta exposición a humo de leña es más frecuente en países en vías de desarrollo y afecta principalmente a las mujeres y a los niños pequeños, quienes permanecen mayor tiempo en el hogar.

Una medición realizada en la India mostró que frente a gases derivados del petróleo y dependiendo del tipo de biomasa que se queme, los fogones tradicionales pueden producir desde 26 hasta 127 veces más partículas nocivas y un volumen desde 19 hasta 64 veces mayor de monóxido de carbono.

Humo de leña y EPOC

Aunque los estudios no han arrojado datos precisos, es claro que el humo de leña está presente en la génesis de enfermedades como las infecciones respiratorias agudas, la bronquitis, EPOC, incluso, el cáncer de pulmón. Se estima que la contaminación con humo de leña en los hogares, produce entre 1.5 y 2 millones de muertes cada año, la mayor parte en niños menores de 5 años.

Un estudio adelantado en América Latina, descubrió que entre 8 y 20 de cada cien personas mayores de 40 años sufren de EPOC y de estos más de la tercera parte pudo contraer la enfermedad por el contacto frecuente con estufas que funcionan a carbón o con biomasa.

Por esta razón, las Naciones Unidas, a través de la FAO y la Organización Mundial de la Salud promueven cada vez más el uso de gas natural y otros combustibles con un menor grado contaminante, y en lugares en los que esto no es posible, la adopción de estufas seguras, bien ventiladas para reducir la exposición al humo de leña.

Véase también:

Fuentes consultadas

  1. Naranjo F. La problemática de la salud, en relación con las cocinas de leña en áreas rurales a nivel mundial. Éxito empresarial 2010; 123. 4 pp.
  2. Smith KR. El uso doméstico de leña en los países en desarrollo y sus repercusiones en la salud. En: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Los bosques y la salud humana. Unasylva 2006; 57(224): 41-4.
  3. Junemann A, Legarreta G. Inhalación de humo de leña: una causa relevante pero poco reconocida de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Revista Argentina de Medicina Respiratoria 2007; 2: 51-57.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.