Inflamación y enrojecimiento del reborde del párpado

Comparte

Los párpados son cubiertas de carácter músculo membranoso que se encuentran situados por delante del globo ocular, con el objeto de protegerlo frente a agresiones externas y estímulos luminosos intensos.

En los párpados se encuentran tres tipos de glándulas:

  • Las glándulas de Meibomio: pequeñas glándulas ubicadas en el párpado, cuya función es la producción de un material graso que forma la capa externa de la película lagrimal.
  • Las glándulas ciliares o de Zeis: estructuras glandulares productoras de material sebáceo que están asociadas a las pestañas.
  • Las glándulas de Moll: glándulas sudoríparas modificadas que ocupan el borde libre de los párpados y se abren entre las pestañas.

La presencia de inflamación del borde del párpado, acompañada de enrojecimiento, secreción y/o descamación, sugiere la presencia de una condición inflamatoria del mismo, conocida como blefaritis.

La blefaritis compromete los párpados y los anexos estructurales, incluyendo la piel, las pestañas y las glándulas sebáceas, también conocidas como glándulas de Meibomio.

En la mayor parte de los casos, es un proceso crónico, con agudizaciones intermitentes, que se presenta más comúnmente de forma bilateral, en el que no se han evidenciado diferencias significativas relacionadas con el género, siendo más frecuente después de los cincuenta años de edad, especialmente en individuos que cursan con ojo seco.

Causas

Entre los principales factores predisponentes se incluyen:

  • Dermatitis seborréica de la cara o el cuero cabelludo.
  • Dermatitis alérgica o de contacto.
  • Acné rosácea.
  • Alergias cutáneas.
  • Infección por virus del Herpes.
  • Infección por virus Varicela Zoster.
  • Infección por bacterias (estafilococo)

Independiente del mecanismo desencadenante, los cuadros de blefaritis anterior, se desarrollan a partir de tres mecanismos: infección bacteriana directa, respuesta inflamatoria del organismo frente a las toxinas del microorganismo y respuesta de hipersensibilidad retardada (una especie de respuesta alérgica), en contraste, la blefaritis posterior implica el daño de las glándulas de Meibomio y la alteración en la secreción que producen, generando un ambiente propicio para el desarrollo del trastorno.

Tratamiento

El tratamiento incluye las siguientes medidas:

  • Higiene palpebral (limpieza, remoción de secreciones y costras e hidratación mediante el uso de productos especiales).
  • Identificación y tratamiento de la enfermedad de base.
  • Lubricación permanente con lágrimas artificiales.
  • Aplicación de antibióticos tópicos en los casos que no responden en forma adecuada a las medidas anteriores.
  • Utilización de corticoides tópicos en la fase inflamatoria aguda, en casos severos.

Fuentes

Equipo de redacción de IQB. Fichas Oftalmológicas: Anatomía de los párpados. Diccionario Médico Ilustrado IQB. Documento electrónico disponible en:http://www.iqb.es/oftalmologia/parpados/parpados01.htm
Diaz V, Witt D, Blepharitis. Essential Evidence Plus. 2012. Documento electrónico disponible en:https://www.essentialevidenceplus.com/content/eee/523
Wu E. Akpek E. Blepharitis. Best Practice. 2012. Documento electrónico disponible en:https://www.bestpractice.bmj.com/best-practice/monograph/574/basics.html

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.