Música para ver

musica-para-ver
Comparte

Desde 1993, primera vez en que se publicó un estudio científico en el que se postulaba que escuchar la música de Mozart podría tener algún tipo de beneficio para la salud, se han buscado las diferentes aplicaciones de esta alternativa, para el desarrollo y la salud humana, siendo la estimulación temprana de los niños, la que se menciona con mayor frecuencia.
Después de dicha publicación, muchos científicos han emprendido ensayos para probar o negar la existencia del “Efecto Mozart”, con datos contradictorios de un estudio a otro y que han llevado a pensar, en numerosas oportunidades, que el efecto, en sí, no está en la música, y mucho menos en su autor, sino en la forma en que esta dispone a los sujetos para una actitud más positiva ante la vida y su salud, lo cual, obviamente redunda en la calidad de vida. En esta búsqueda de la verdad, la ciencia oftalmológica no ha sido la excepción.

En dos estudios diferentes, investigadores italianos por una parte y brasileros por la otra, han encontrado que la audición de la música de Mozart durante las terapias de rehabilitación visual, han sido muy beneficiosas para pacientes que sufren de glaucoma.

Los hechos científicos del departamento de oftalmología del hospital Santa Casa de Sao Paulo, tomaron un grupo de pacientes con glaucoma y a cerca de la mitad de ellos los expusieron, a estimulación musical escuchando la Sonata para dos Pianos de Mozart, la misma con la que inicialmente se reportó el Efecto Mozart en 1993, antes de iniciar el examen de campimetría automatizada (mide la porción del espacio que es capaz de captar el ojo inmóvil).  Al comparar los resultados con el grupo de pacientes que no escucharon la sonata, se notó una mejoría evidente en los pacientes estimulados, con mejores resultados.

Por su parte, un grupo de investigadores del departamento de oftalmología de la Universidad de La Sapienza, en Italia, aplicaron la teoría del “Efecto Mozart” en un paciente que se encontraba en rehabilitación, pidiéndole que siguiera el patrón rítmico de la sonata con el movimiento de los ojos. Aunque el efecto de la música no reportó grandes diferencias a nivel de agudeza visual, si mostró una mejor recuperación de la fijación del ojo en los objetos en movimiento, logrando un mejor resultado en diversos aspectos de la visión.

Al parecer Mozart continua despertando numerosos beneficios de su gran legado artístico.

Léase también:


.

Fuentes

  1. Jenkins JS.The Mozart effect.J R SocMed. 2001;94(4):170-2.
    2. Marques JC, Vanessa AC, Fiorelli MB, Kasahara N. Improved automated perimetry performance in elderly subjects after listening to Mozart.Clinics (Sao Paulo). 2009;64(7):665-7.
    3. Salvatore S, Librando A, Esposito M, Vingolo EM.The Mozart effect in biofeedback visual rehabilitation: a case report. Clin Ophthalmol. 2011;5: 1269-72
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.