Valoración visual

valoracion-visual
Comparte

La visión, como cualquier otra función del organismo, es fundamental para el correcto desempeño del ser humano y la interacción con su entorno, por esta razón es importante realizar valoraciones periódicas y detectar alteraciones que puedan interferir con las actividades cotidianas.
Existen muchos factores que deben ser evaluados en el momento de realizar un examen de la función visual de los individuos, estos factores determinan si existe alguna alteración en la visión y el grado de deficiencia de la misma. 

El concepto de valoración visual, que tradicionalmente se limitaba al uso de la famosa tabla de letras 20/20 presente en los consultorios de oftalmólogos y optómetras, ahora se considera insuficiente puesto que no permite examinar y evaluar todo el sistema visual; por esta razón los métodos de valoración actual incluyen exámenes para revisar no solamente el grado de agudeza visual, estos incluye la valoración del contraste y la función visual general, debido a que las alteraciones incluyen diferencias en el grado de sensibilidad al contraste, las deficiencias en la visión nocturna, la motilidad ocular y la visión cromática y alteraciones del campo y la agudeza visual.

Es recomendable realizar una valoración visual integral durante la niñez y en la edad adulta, que incluya determinación de todos los factores que intervienen en el funcionamiento visual. Los expertos recomiendan realizar como minino una valoración anual. 

Valoración Integral

La valoración visual se define como un procedimiento organizado que busca obtener información sobre la salud y el funcionamiento del sistema visual, esta valoración generalmente se realiza en el consultorio del médico especialista, pero también es importante que padres y maestros conozcan sobre el tema para detectar deficiencias y acudir a consulta.

La valoración visual debe incluir:

  • Determinación de la agudeza visual: La agudeza visual de cada persona se determina utilizando los optotipos o paneles de letras  (símbolos) que permiten saber con precisión la capacidad para percibir la figura y la forma de los objetos.
  • Determinación del campo visual: Para determinar el campo visual se analiza -a través de la campimetría- la capacidad que tiene el individuo de percibir los objetos situados fuera de la visión central, que es la que tiene que ver con el punto de visión más nítido.

    Cuando una persona alcanza determinados rangos de pérdida de la agudeza o del campo visual, su condición le lleva a aprender ciertas técnicas y habilidades o a utilizar ayudas especiales, que le permiten llevar a cabo las actividades de la vida diaria, que para el común de las personas se realizan de manera mecánica y sin mayor esfuerzo.

Detección de signos de alarma en los niños:

En esta tarea son muy importantes las observaciones de los padres y de las personas que cuidan a los menores ya que son quienes comparten mayor tiempo con ellos y están en mejores condiciones de suministrar información útil que ayuda a interpretar la forma como los pequeños ven. 

Si usted tiene niños pequeños o es responsable del cuidado de alguno, es importante observar qué llama la atención del pequeño,  si puede controlar el movimiento de la cabeza, si es sensible a la luz, si fija la vista en la luz, si se toca los ojos o si le cuesta trabajo alcanzar un juguete que está en frente o a un lado de él; todas estas son alertas que nos indican posibles alteraciones en el sistema visual.

Los niños con impedimento visual deben ser evaluados por un oftalmólogo y por un especialista en orientación y movilidad ya que esto es vital para determinar el apoyo y tipo de ayuda que necesitarán para su correcto desarrollo motriz y desempeño escolar. 

Básicamente lo que los doctores examinan son los reflejos visuales, la movilidad ocular, la capacidad de localizar y seguir objetos en el ambiente, si ambos ojos trabajan juntos, la capacidad de ver objetos contra diferentes fondos y el campo visual (central y periférico) que se puede abarcar sin mover la cabeza o los ojos.

Este examen es muy importante ya que puede ayudar al niño en algunos aspectos como encontrar la  posición más cómoda para aprovechar mejor la luz teniendo en cuenta su tipo de problema, y a los padres y educadores los puede orientar sobre la manera en que deben ubicar los juguetes y materiales para obtener una respuesta visual óptima de parte de los menores.

En términos generales, la valoración ayuda a quienes tienen problemas de visión a reconocer su problema y a aprender ciertas técnicas y habilidades que les ayudarán a adaptarse al medio para desempeñar mejor sus labores cotidianas.

Léase también


Fuentes

  1. American Academy of Ophthalmology Preferred Practice Patterns Committee. Preferred Practice Pattern Guidelines. Comprehensive Adult Medical Eye Evaluation. http://one.aao.org/CE/PracticeGuidelines/PPP_Content.aspx?cid=64e9df91-dd10-4317-8142-6a87eee7f517. Accessed February 26, 2013.
  2. Colenbrander A. Measuring vision and vision loss. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane's Ophthalmology. 2013 ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2012:vol 5, chap 51.
  3. Miller D, Schor P, Magnante P. Optics of the normal eye. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2008:chap 2.6.
  4. La ONCE: Corporación sin ánimo de lucro con la misión de mejorar la calidad de vida de las personas ciegas y con discapacidad visual en España
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.