Acné en la adolescencia

acne-en-la-adolescencia
Comparte

El acné durante la adolescencia se presenta de forma muy frecuente ya que es una alteración de alta prevalencia y largo desarrollo, que impacta de forma variable la autoimagen de los chicos, originando variedad de temores, la mayoría ellos basados en mitos que carecen de sustento científico.

Por ser una enfermedad que compromete el aparato pilosebáceo (folículo piloso y su glándula sudorípara) el cual está distribuido ampliamente en toda la piel con excepción de palmas, plantas y dorso de los pies; es muy notorio y se presenta con una mayor densidad y tamaño en la cara, el pecho y la espalda.

El desarrollo del acné comprende por lo menos 3 factores:

Para lograr una terapia eficaz que no provoque secuelas psicológicas ni físicas, es importante que mantengas una buena comunicación con el médico tratante, una eficaz adhesión al tratamiento y un conocimiento básico sobre los cuidados apropiados para esta condición y no caer en practicas que podrian desfavorecer el tratamiento.

  • Un trastorno que tapona el conducto pilosebáceo.
  • Un aumento en la producción de sebo.
  • Una proliferación de la microflora habitual (bacterias) con capacidad de producir inflamación.

Ten en cuenta los siguientes consejos:

Con respecto a la higiene: Aunque adoptar hábitos de limpieza saludables como lavarse la cara todos los días con agua y un jabón suave, preferiblemente indicado por el médico tratante, pueden ayudarte a eliminar las células muertas de la piel, el exceso de grasa y la suciedad superficial, limpiarse o lavarse varias veces durante el día puede causar resequedad e irritación y empeorar la situación.

Los dermatólogos suelen recomendar lavarse suavemente la cara con un producto limpiador suave, sin frotarla ni restregarla, no más de dos veces al día y secarla con palmaditas, evitando el uso de toallas a menos que sean desechables y muy suaves. No es recomendable el uso de exfoliantes o productos abrasivos que pueden irritar las áreas afectadas por el acné.

Con respecto al bronceado: existe la teoría popular que broncearse ayuda a eliminar el acné, esto no es cierto porque, aunque el bronceado ayuda a enmascarar temporalmente el enrojecimiento producido por la afección de la piel, no se cuenta con pruebas científicas que apoyen esta teoría, además es muy posible que el sol generen manchas en la piel muy difíciles de reversar debido a posibles quemaduras e irritaciones. Con o sin acné, siempre se debe utilizar el protector solar antes de una exposición. Existen protectores "no comedogénico" o "no acnegénico" que son los ideales para chicos con esta afección, pregunta a tu médico sobre la mejor opción posible para tu caso.

Con respecto a reventar los granos: esta práctica NO ayudará a que el acné desaparezca más rápido, por el contrario, al apretar un granito las bacterias contenidas en él se propagan por la piel, ocasionando mayor enrojeciendo e inflamando del área afectada. Además esta acción puede producir una cicatriz roja o marrón que generalmente permanece durante mucho tiempo y eventualmente se vuelven permanentes.

Con respecto al uso de maquillaje: aunque no recomendable el uso indiscriminado de maquillajes y productos cosméticos algunos que tengan la indicación en la etiqueta de "no comedogénico" o "no acnegénico", se pueden utilizar ya que no causarán un brote de acné. Las cremas antiacné de color también pueden ayudar a combatir los granos al tiempo que los ocultan.

Sin embargo, si detectas que algún producto te irrita la piel o parece causar brotes de acné, deberás suspender su uso y consultar con el dermatólogo.

Con respecto a la afeitada: para los adolescentes que tienen acné y necesiten afeitarse, es recomendable el uso de hojas de afeitar de seguridad o afeitadoras eléctricas, teniendo en cuanta realizar una afeitada suave  alrededor de los granitos para evitar cortes en la piel, irritaciones e infecciones.

Con respecto al tratamiento farmacológico: es recomendable utilizar el medicamento ordenado por el dermatólogo en la dosis y horarios indicados. Utilizar más medicamento no ayudará a que los granos dejen de aparecer, por el contrario, usar medicamento de forma incontrolada podría empeorar el acné  y aumentar la resequedad y la irritación.

En términos generales el acné es considerado como un proceso normal que se presenta durante la pubertad, pues según datos de la Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of Dermatology -AAD), casi el 100% de los niños y adolescentes entre los 12 y 17 años tiene puntos blancos, espinillas o granos en algún momento, por esto lo importante es conocer como controlarlo hasta que desaparezca.

Véase también:

Artículos consultados:

  1. Forrest CB, Glade BG, Beker AE. The Pediatric Primary-Specialty Care Interface. How Pediatricians refer children and adolescents to specialty care. Arch Pediatr Adolesc Med. Vol 153, July 1999: 705-714.
  2. White Gary M: Recents findings in the epidemiologic evidence, classification, and subtypes of acne vulgaris. J Am Acad of Dermatol Vol 39 N°2 August 1998
  3. Pérez-Cotapos S. María Luisa. Algunos aspectos sicodermatológicos de los pacientes con acné vulgar. Rev. Chilena Dermatol. 1997:13 (1) 63 &endash; 65
  4. Cohen BA, Prose N, Schachner L. Acne pag. 661 in Schachner L, Hansen R. Pediatric Dermatology Churchill Livingstone Inc, New York 1995
  5. Webster Guy F. Acne. Current Problems in Dermatology. Vol 8 N° 6 Nov/Dec 1996

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.