Cervicovaginitis, seria y silenciosa

cervicovaginitis--seria-y-silenciosa
Comparte

Picazón, ardor y flujo con olor son algunos de los síntomas que caracterizan a la cervicovaginitis. Si bien los problemas del cuello uterino sólo presentan señales en raras ocasiones, sus consecuencias pueden ser mucho más serias que las de la vaginitis.

La cervicovaginitis tiene varias causas, algunas son más fáciles de controlar que otras, entre ellas están:

  • Infecciones por microorganismos como hongos, bacterias (Gardnerella vaginalis, distintas especies de Candida), triconomas y estreptococos.
  • Alergia a productos de limpieza.
  • Anticonceptivos con vía de administración vaginal, por ejemplo óvulos.
  • Uso de ropa húmeda o muy ajustada.
  • Reducción en los niveles habituales de estrógeno.
  • Episodios de infección tratados con antibióticos.
  • Diabetes sin monitoreo o sin tratamiento.

Pasos importantes hacia la mejoría

El procedimiento llevado a cabo para definir si las molestias presentes se deben o no a un caso de cervicovaginitis incluyen preguntas acerca de relaciones sexuales previas, tacto vaginal y toma de muestras. Aunque este último paso no se da siempre, su realización le permite al especialista decidir el tratamiento de un modo más exacto y seguro, por ello es importante acudir a un profesional con amplia experiencia o pedir un examen completo para asegurar la eficacia del medicamento formulado.

Impedir consecuencias mayores

Si bien la cervicovaginitis puede producir síntomas molestos, sus efectos más graves incluyen embarazos ectópicos e infertilidad. 

Los fármacos que se usan para tratarla incluyen fluconazol tópico y oral (cuando hay recurrencia), también los profesionales de la salud tienden a recetar medicamentos que contengan sustancias como metronidazol, clindamicina, benzidamina y tinidazol. La elección entre las alternativas suele hacerla la ginecóloga o el ginecólogo dependiendo de la historia clínica y del estilo de vida de la paciente.

Si se tiene evidencia de que la condición fue a causa de triconomas, la pareja también deberá ser tratada para asegurar la eficacia de la intervención .

Pistas para prevenirla

Las medidas que se pueden tomar para evitar esta condición son sencillas y sus costos son menores, comparados con los que podrían acarrear sus consecuencias. Las que aparecen a continuación sirven de guía:
La cervicovaginitis tiene similitudes con la vaginitis, ambas también pueden ser prevenidas si se tienen buenos hábitos de higiene íntima, pero sobre todo, si somos consientes de nuestro cuerpo y sus cambios.

  • Higiene adecuada, debido a que la falta de limpieza puede crear el ambiente necesario para la reproducción de bacterias .
  • Tener una pareja estable, pues la exposición constante a diferentes tipos de microorganismos, presentes en el área genital, aumenta la probabilidad de sufrir esta condición.
  • Usar preservativo en todas las relaciones sexuales, para además de prevenir contagios de otras enfermedades,  para mantener equilibrada la flora vaginal.

Léase también

Fuentes consultadas

  1. Cervicovaginitis posterior a la aplicación del dispositivo intrauterino: Experiencia en una Unidad de Medicina Familiar - Pascual-Confesor, T.; Sainz-Vázquez, L.; Ortiz, M. A.; Soler-Huerta, E.; Gil-Alfaro, I.; Mendoza-Sánchez, H. F.. Archivos en Medicina Familiar, jul-ago2007, Vol. 9 Issue 3, p133-136
  2. In the clinic Vaginitis and Cervicitis. Texto completo disponible Annals of Internal Medicine, 9/1/2009, Vol. 151 Issue 5, pITC3.1-ITC3.16

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.