Cómo cuidarse durante y después de un embarazo con preeclampsia

como-cuidarse-durante-y-despues-de-un-embarazo-con-preeclampsia
Comparte

La preeclampsia es el trastorno hipertensivo más común durante el embarazo. Si no se detecta y cuida a tiempo, puede llegar a comprometer la vida de la madre y del bebé, pero en general, cuando se diagnostica de manera temprana, la preeclampsia responde bien al tratamiento y no suele derivar en complicaciones.

(Conozca más sobre la preeclampsia). Los cuidados durante y después de un embarazo con preeclampsia son fundamentales, por lo que acá comentamos los más relevantes.

¿Que opciones se tienen para el tratamiento de la preeclampsia?

Lo primero que se debe saber sobre la preeclampsia, es que el tratamiento definitivo es el parto. Por ello, cuando una mujer está por encima de las 37 semanas, los médicos recomiendan adelantar el parto bien sea induciéndolo o por medio de una cesárea.

Si el bebé aún no ha alcanzado la madurez pulmonar, la conducta comúnmente sugerida es guardar reposo en cama (bien sea en la casa o en el hospital) y, en determinadas ocasiones, instaurar un tratamiento farmacológico hasta que se pueda inducir el parto con seguridad.

¿En qué consiste el reposo en cama para la preeclampsia?

El reposo en cama consiste en que la mujer debe permanecer acostada de medio lado, descansando la mayoría del tiempo sobre el costado izquierdo, pues esto permite que circule una mayor cantidad de sangre hacia la placenta, disminuyendo el riesgo de daños para el bebé.

Se pueden flexionar la cadera y las rodillas, así como utilizar una almohada entre las piernas para disminuir las zonas de presión. La mujer puede cambiar de posición descansando sobre el costado derecho, pero se sugiere que la mayoría del tiempo se apoye sobre el izquierdo. El reposo deberá mantenerse, excepto cuando se requiera ir al baño.

El médico le puede indicar a la mujer que monitoree su tensión arterial, los movimientos del bebé, su peso y su ingesta de líquidos. También le puede prescribir medicamentos para disminuir la tensión arterial.

Finalmente, la mujer debe asistir a controles periódicos con el médico y tomarse algunos exámenes específicos para valorar su estado de salud y el del bebé.

¿Qué hacer si se presenta una urgencia?

La mejor forma de abordar esta situación es preparándose previamente. La preparación consiste en conocer muy bien los signos de alarma, detectarlos a tiempo y consultar cuando se presenten. Estos signos son:

¿Qué pasa después del embarazo?

Una vez se ha dado a luz, los síntomas de la preeclampsia suelen desaparecer hacia la sexta semana postparto. No obstante, en los primeros días después del parto los síntomas pueden empeorar, por lo que se debe estar atenta a los signos de alarma, mantener el monitoreo de la tensión y seguir las indicaciones del médico.
Una vez los síntomas han desaparecido por completo y con la supervisión del médico, se recomienda iniciar actividad física y continuar con una dieta saludable.

¿Qué hacer si se desea un segundo embarazo?

El riesgo de tener un segundo embarazo con preeclampsia es alto y puede convertirse en una situación estresante para la mujer, debido a la experiencia del primer embarazo con preeclampsia.

Algunos estudios han mostrado que realizar actividad física antes y durante el primer trimestre del embarazo, podría tener resultados positivos y disminuir el riesgo de padecer la enfermedad.

Adicionalmente, la mujer y su familia deben prepararse para sobrellevar de la mejor forma el embarazo con preeclampsia. Se recomienda que la mujer y todo su grupo de apoyo conozcan muy bien la enfermedad y establezcan un plan para los diferentes momentos del embarazo, incluyendo las situaciones de emergencia.

También es importante que la mujer prepare el ambiente donde pasará una parte importante del embarazo, en caso de requerirse reposo. Se puede adecuar la habitación, completar la biblioteca y la videoteca, aprender un pasatiempo y adquirir un computador personal que le permita estar en contacto con el ambiente exterior.

Véase también:

Bibliografía:

  1. Aune D, Saugstad OD, Henriksen T, Tonstad S. Physical activity and the risk of preeclampsia: a systematic review. Epidemiology. 2014.
  2. Allen R, Rogozinska E, Sivarajasingam P, Khan KS, Thangaratinam S. Effect of diet- and lifestyle-based metabolic risk-modifying interventions on preeclampsia: a meta-analysis. Acta Obstet Gynecol Scand. 2014.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.