Cuando el corazón está de fiesta, atención: puede ser una señal de alerta

arritmias-02-09-2016
Comparte

El consumo de alcohol es una práctica frecuente y en algunos espacios, las personas incluso suelen resaltar los posibles beneficios de beber alcohol, especialmente para la salud del corazón. La mayoría de las personas que consumen este producto, piensan que sólo cuando se consume en grandes cantidades podría afectar el hígado y que, únicamente en los casos en los que está adulterado, puede llegar a producir graves consecuencias en la salud de las personas. Pero la mayoría de los que los consumen desconocen las consecuencias que le puede traer el alcohol al corazón.

El alcohol es una sustancia que por definición estimula el sistema nervioso. Produce agitación, euforia, pérdida del control del equilibrio, mareo y, cuando los niveles de alcohol en sangre son muy altos, puede incluso llegar a actuar como depresor, es decir, baja el nivel de actividad de las neuronas y puede llegar a inducir un coma, aunque esta es una situación poco frecuente. Sin embargo, el sistema nervioso no es el único que se ve afectado por el consumo de alcohol. El corazón es un órgano susceptible a los efectos tóxicos de esta sustancia.

La primera vez que se habló del efecto negativo del alcohol en el corazón, fue en 1978. El doctor Philip Etting señaló que existía una condición a la que llamó Síndrome de Corazón de Fiesta, que era más frecuente en personas que consumían alcohol en grandes cantidades, fuese de forma aguda o cuando aumentaba la ingesta de alcohol en personas que suelen beber frecuentemente. El síndrome de corazón de fiesta se caracteriza por palpitaciones que pueden acompañarse de dolor de pecho y es más común de lo que se cree.

Un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Coímbra, en Portugal, se tomaron la tarea de recopilar todos los estudios publicados en la literatura médica relacionados con esta condición. Encontraron que cuando las personas tiene niveles de alcohol en sangre mayores de 2g/L, pueden experimentar esas palpitaciones e incluso sentir dolor en el pecho. Si las personas son bebedores pesados, estos síntomas empezarán a sentirse con niveles de 3.6g/L.

Lo importante de esta condición, es que en ocasiones las palpitaciones no mejoran sino que, por el contrario, se vuelven más fuertes. Muchas personas, por los niveles de alcohol, suelen ignorar este síntoma y desarrollar una arritmia cardiaca.

Las arritmias cardiacas se caracterizan porque el corazón pierde su ritmo normal, lo que hace que lata de forma irregular, más lenta o más rápida de lo usual. Esto puede llevar en ocasiones a que la persona forme coágulos, incrementando así el riesgo de otras enfermedades (para saber más sobre las arritmias del corazón, haga clic acá).

Las arritmias del corazón afectan dramáticamente el funcionamiento, por que hacen que el paso de sangre no sea uniforme, si no que se produzca una especie de turbulencia en la sangre que va recorriendo diferentes áreas del corazón, esto resulta en la formación de trombos que pueden viajar al pulmón o al cerebro, más frecuentemente. También pueden existir descargas eléctricas del corazón tan severas que pueden llevar a la muerte.

Si alguna vez alguien refiere en una fiesta que su corazón está contento, tomando alcohol y latiendo al ritmo de la música, podría ser una señal de advertencia que no se puede ignorar. Los investigadores recomiendan suspender por completo el consumo de alcohol, pues existe, al parecer, una susceptibilidad genética en el corazón de estas personas, especialmente si en la familia hay historias de enfermedades del corazón.

Referencias bibliográficas

  1. Carey MG1, Al-Zaiti SS, Kozik TM, Pelter M. Holiday heart syndrome. Am J Crit Care. 2014 Mar; 23(2):171-2.
    1. Tonelo D, Providência R, Gonçalves L. Holiday heart syndrome revisited after 34 years.Arq Bras Cardiol. 2013 Aug; 101(2):183-9.

Por: Redacción Salud, Editores Académicos SAS, Junio 29 de 2016

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.