Dermatitis alérgica: Impacto, desencadenantes y prevención

dermatitis-alergica--impacto--desencadenantes--y-prevencion
Comparte

La dermatitis alérgica es uno de los tipos de dermatitis por contacto reconocida por una reacción en la piel la cual se torna enrojecida, con ampollas y con fuerte prurito (picazón), estos síntomas se experimentan después de  entrar en contacto con un agente desencadénate.

Impacto de la dermatitis alérgica

Esta reacción alérgica pueden producirse entre 24 y 48 horas luego del contacto y una vez inicia la reacción, puede tardar entre 14 y 28 días en desaparecer, incluso con tratamiento.

La dermatitis alérgica es considerada una de las enfermedades laborales más frecuente en los Estados Unidos y que representan el 90% de las alteraciones cutáneas adquiridas en el lugar de trabajo, de acuerdo con el artículo publicado por la prestigiosa editorial Elsevier en su publicación Clínicas Médicas de Norteamérica en el año 2006. Además, según esta publicación, de los más de 6 millones de productos químicos que existen actualmente en el ambiente, casi 3.000 son desencadenantes de dermatitis de contacto alérgica (DCA), los autores indican que en la medida en que las grandes industrias continúen introduciendo nuevas sustancias químicas en el ambiente, aumentarán los sensibilizantes y seguirá creciendo la incidencia de la  DCA.

En el estudio PSEDA realizado en España por médicos especialistas del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario La Princesa en Madrid, sobre el impacto de las dermatitis por contacto en la calidad de vida y la salud de la población pediátrica y adulta en España, concluyó que efectivamente los pacientes de ambas poblaciones consideran una elevada afectación en su calidad de vida debido principalmente al incontrolable prurito que se experimenta como principal síntoma de esta condición. La intensidad del prurito de estos pacientes es un aspecto importante al considerar las opciones terapéuticas encaminadas a mejorar su calidad de vida.

Estudios han revelado que debido al prurito en estos pacientes, se presentan alteraciones del sueño y un inadecuado descanso nocturno que supone un aumento de la fatiga diurna, alteraciones del humor, afectación del rendimiento escolar o laboral y alteraciones psicológicas como ansiedad y depresión.

Desencadenantes de una dermatitis alérgica

Las sustancias que pueden desencadenar una dermatitis de contacto alérgica son innumerables, sin embargo la ciencia a descritos algunas que son más relevantes en la actualidad como los metales, los cosméticos, los conservantes, los tintes y colorantes, el latex y algunos medicamentos.

Dentro de los metales se destacan:

  • El níquel: es la sustancia que más causa estas alergias de contacto, tanto en niños como en adultos, debido a que está contenido en multitud de objetos como tijeras, llaves, herramientas, monedas, botones, cremalleras y en la bisutería y piercings utilizados por hombres y mujeres.  La sudoración y el contacto estrecho con la piel facilitan la absorción y la aparición de lesiones.
  • El cromo: causa un gran número de dermatitis de contacto ocupacionales (relacionadas con el trabajo), sobre todo en la construcción, ya que se encuentra presente en el cemento, otras actividades en las que se localiza este metal son la industria del curtido, tintorerías e imprentas.
  • El cobalto: se encuentra principalmente en tintes oscuros para el cabello y las cremas antitraspirantes.
    El mercurio: fue la primera sustancia que se utilizó para hacer pruebas alérgicas, es utilizado como conservante en las vacunas antiinfecciosas, pero con las recientes medidas de control del empleo de mercurio de la Comunidad Económica Europea se espera que disminuya la alergia a este metal.

Prevención de la dermatitis alérgica

Los principios básicos para la prevención y el tratamiento de la DCA son identificar con precisión el alérgeno causal e instaurar las medidas de control necesarias para evitar el contacto con dicho agente.

Si la prueba las pruebas realizadas por los especialistas no son suficientes para identificar al alérgeno probable, y aún se considera firmemente el diagnóstico de una dermatitis contacto alérgica, llevar un diario detallado de las actividades cotidianas del paciente puede ayudar a descubrir los patrones de exposición a alérgenos o irritantes. Cuando se logra hallar el alérgeno correspondiente, es importante identificar las fuentes potenciales de exposición y los alérgenos con reactividad cruzada para evitar su contacto.

Si el alérgeno no se logra identificar el agente desencadenante, las siguientes medidas preventivas se podrán utilizar como barreras protectoras:

  • Uso de guantes de algodón
  • Uso de camisas de manga larga y pantalones largos, especialmente durante actividades en el exterior con un alto riesgo de contacto desencadenantes externos.
  • Uso de cremas y emolientes de barrera no alergénicos que protegen e hidratan la piel.

Léase también:

Artículos de Referencia

  1. J. Sánchez-Péreza,∗, E. Daudén-Telloa, A.M. Morab y N. Lara Surinyacc. Impacto de la calidad de vida relacionada con la salud en población pediátrica y adulta española con dermatitis atópica. Estudio PSEDA. Actas Dermosifiliogr. 2012. http://dx.doi.org/10.1016/j.ad.2012.03.008
  2. Barry J. Mark, MD*, y Raymond G. Slavin, MD. Dermatitis de contacto alérgica. Med Clin N Am 90 (2006) 169 – 185
  3. Academia America de Alergia, Asma e Inmulogia.
  4. http://www.aaaai.org/global/spanish-materials/Library/At-a-Glance/Allergic-Skin-Conditions.aspx

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.