Dermatitis atópica, una enfermedad que se hereda

dermatitis-atopica--una-enfermedad-que-se-hereda
Comparte

La dermatitis atópica o eccema es una inflamación crónica y recurrente de la piel que suele manifestarse por primera vez durante la infancia, especialmente entre personas con antecedentes familiares de enfermedades atópicas, como asma o rinitis.

La incidencia de esta enfermedad a nivel mundial ha ido incrementándose a un ritmo acelerado, pasando de 1 de cada 50 niños afectados antes de 1960 a cerca de 1 de cada 5 niños en la actualidad, debido posiblemente al factor climático y al cambio de estilo de vida.
  
La dermatitis atópica afecta la presentación personal,  ya que la piel se seca, se inflama y se producen áreas escamosas que provocan comezón generando sangrado y costras en la piel.

Esta enfermedad puede ser moderada y pasar casi desapercibida o ser agresiva y causar problemas de sueño y concentración debido al prurito o comezón (rasquiña), haciendo en muchos casos que los afectados se sientan avergonzados por las lesiones en el rostro.

Más de la mitad de las personas que padecen de dermatitis atópica registran los primeros síntomas durante el primer año de vida  y deben convivir por siempre con la enfermedad, ya que no existe cura conocida, aunque hay tratamientos que ayudan a controlarla y garantizan una vida normal a los pacientes.

Según investigaciones realizadas por diversos científicos se ha podido establecer que la historia familiar juega un papel determinante en la aparición de la enfermedad, de hecho la probabilidad que tienen los hijos de repetir la historia de una pareja que padezca dermatitis atópica es del 80 por ciento.  

Aunque no se trata de una enfermedad peligrosa o contagiosa  es muy importante darle tratamiento porque genera molestias, no solo al que la sufre sino a quienes le rodean. Además, debemos recordar lo importante que es mantener saludable nuestra piel ya que nos ayuda a regular la temperatura corporal, a equilibrar el balance de fluidos y es nuestra principal defensa contra las infecciones.

Dependiendo la edad de la persona la dermatitis atópica se manifiesta de diferente manera, en el caso de los bebés y niños pequeños usualmente aparece en la cara, hombros, rodillas o diseminado en otras áreas, mientras que en los adolecentes y mayores generalmente se presenta en las manos, cuello, antebrazos, pliegues, parte posterior de las rodillas y tobillos.

La parte sicológica es un factor importante con los niños y por eso debemos ayudarlos a entender y manejar la enfermedad, evitando que se estresen por esta situación. Incluso es recomendable dialogar con sus compañeros para evitar que hagan comentarios que resulten desagradables o fuera de lugar.

Consejos para evitar los cuadros agudos de dermatitis atópica

  • Utilizar prendas suaves de algodón.
  • Tomar baños de agua tibia con jabones suaves, evitando utilizar agua muy caliente.
  • Aplicar una crema humectante después del baño.
  • Evite cambios bruscos de temperatura y actividades que le hagan sudar.
  • A las personas con alergias marcadas es necesario retirarles las alfombras y tapetes de la casa.
  • Mantener aseadas las mascotas y evitar contacto en algunos casos.
  • Evitar los factores que desencadenan la dermatitis atópicas.

Véase también:


Bibliografía:

Asociación Española de Pediatría
www.bebesymas.com
www.mipediatra.com

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.