Estrés y fertilidad

estres-y-fertilidad
Comparte

Las estadísticas mundiales indican que los trastornos en la fertilidad son más comunes de lo que se imaginaba ya que se presentan en un 10% de las parejas, durante su vida reproductiva, por esta razón se ha avanzado mucho en la investigación sobre el tema y  los estudios para detectar sus causas son cada vez más certeros.

Evidencia encontrada en los últimos 30 años sobre la interacción del estrés emocional y la infertilidad ha llevado a médicos e investigadores a anunciar que un alto grado de estrés puede provocar algunos cambios en la respuesta neuroquímica que utiliza el cuerpo humano para lograr las condiciones de equilibrio necesarias para la fecundación.

Factores que influyen

Diversos factores cotidianos como el clima, el medio ambiente cambiante, el ruido,  la alta densidad poblacional y en especial los problemas individuales como una elevada carga laboral, inconvenientes familiares y una elevada cantidad de responsabilidad de uno o ambos miembros de la pareja, son causantes de grados de estrés que puede desencadenar problemas reproductivos  por que influyen en los ciclos reproductivos en hombres y mujeres, dentro de estas alteraciones se han evidenciado cambios en el  desarrollo folicular y la maduración de los ovocitos en la mujer, afectando el potencial para desarrollar un embrión viable.

Opciones

La reducción del estrés es una forma no invasiva, muy adecuada, menos costosa y éticamente aceptable para mejorar las condiciones de fertilidad de las parejas ya que se genera mayor control de los factores que influyen durante el tratamiento y sus componentes individuales, independientemente de quien sea la persona (el hombre o la mujer) dentro de la pareja que presenta las dificultades. En ocasiones los inconvenientes pueden ser generados por alguna disfuncionalidad en la relación de pareja, sin que existan problemas físicos o fisiológicos de uno o ambos miembros.

En el 2001 un estudio de la Universidad de California con 151 mujeres, demostró que aquellas que se sintieron más estresadas por su cotidianidad y menos optimistas con respecto al tratamiento, tuvieron un 93% menos de probabilidad de quedar embarazadas en los primeros cinco años de manejo con especialistas en el tema, de esta forma es claro que los tratamientos para manejo de la fertilidad deben ser integrales e involucrar profesionales de ginecología, genética,  psicología y apoyo emocional.

Es importante destacar el papel fundamental y la compresión y ayuda mutua entre la pareja.

Consejos

Por lo anterior se recomienda a las parejas con estos inconvenientes iniciar un acompañamiento psicológico simultáneo al tratamiento médico y seguir algunos consejos que pueden llevar a controlar las emociones producto del estrés, tales como:

  • Practicar técnicas de respiración para aprender a respirar profunda y pausadamente.
  • Tener siempre pensamientos positivos.
  • Relajarse e imaginar por unos momentos durante el día que se encuentra en un lugar bello y tranquilo.
  • Procurar relaciones sexuales con su pareja en espacios adecuados que generen confianza y tranquilidad.
  • Tener adecuados hábitos de sueño y dormir entre 7 y 8 horas diarias.
  • Practicar alguna actividad física o deporte tres veces por semana.
  • Alimentarse adecuadamente realizando mínimo tres comidas moderadas al día, que incluya nutrientes, vitaminas y minerales.
  • Identificar y registrar los signos de estrés, las situaciones que lo generan y qué alternativas utilizó para su control.

Técnicas

En la actualidad existe gran variedad tecnológica para el tratamiento de la fertilidad como la fertilización in vitro, la estimulación hormonal, la inyección intracitoplasmatica de espermatozoides, la transferencia intrafalopiana de gametos, etc.  Lo importante es conversar y revisar con el médico especialista sobre las opciones,  sus ventajas y desventajas para elegir la más acorde a las necesidades de la pareja.

La dificultad para tener hijos representa una de las situaciones más complejas de abordar tanto como individuo como pareja, pero de su afrontamiento dependerá en gran medida los recursos psicológicos individuales y de la relación de pareja con los que se cuente para avanzar en el tratamiento.

La comunicación asertiva y el manejo de factores externos como el estrés es esencial para un adecuado abordaje terapéutico.

Véase también:

Fuentes consultadas:

  1. Campagne, D. El estrés: ¿en qué momento del tratamiento médico de la infertilidad debe tratarse?  Papeles del psicólogo: revista del Colegio Oficial de Psicólogos Vol. 29, Nº. 2, 2008 Disponible: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/729/72920534005.pdf
  2. Carr. J, Greenberg. N y Summers. C.Causes and Consequences of Stress. Integrative and Comparative Biologyicb Oxford Journal (2002) 42 (3): 508-516. Disponible: http://icb.oxfordjournals.org/content/42/3/508.full
  3. Mata. M, Ramírez, R y Sáenz. G. Infertilidad y Control del Estrés: Una visión desde la medicina conductual Rev. Reflexiones (2006)  86-1: 7 Disponible:http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=72920534005
  4. Uribe. L y Vélez, M. Estrés calórico como afecta la reproducción. Disponible: http://biosalud.ucaldas.edu.co/downloads/Biosalud9(2)_9.pdf

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.