Herpes Zóster: el despertar de un virus

herpes1
Comparte

El herpes zóster, conocido popularmente como “culebrilla”, es una infección relativamente frecuente, especialmente en adultos mayores y en personas con disminución de las defensas del organismo, por enfermedades debilitantes o por el uso de medicamentos que comprometen la inmunidad.

Es producido por la “reactivación” de un virus llamado varicella - zoster, el mismo que ocasiona la varicela y que en algunas personas permanece en un estado latente, una especie de hibernación,  en el organismo, recuperando su poder infeccioso en las circunstancias mencionadas anteriormente.

En la mayoría de los casos inicia con dolor o ardor intenso, entumecimiento u hormigueo en el área afectada, apareciendo en el curso de los días siguientes una erupción cutánea de color rojo rodeada por un conjunto de ampollas pequeñas que se rompen fácilmente y dan lugar a la formación de costras.

Con mayor frecuencia, la erupción del zóster se presenta como una franja de ampollas alrededor del lado izquierdo o derecho en la región media de la espalda o en el trayecto de las costillas, aunque a veces, aparece alrededor de un ojo, en un lado del cuello o  en el alguna otra parte de la cara.

Según la localización del dolor, el cuadro puede confundirse con un problema del corazón, los pulmones o los riñones, especialmente en aquellos casos en los que no se presentan las manifestaciones cutáneas de la enfermedad, situación que conlleva una gran dificultad para el diagnóstico.

Aunque no es una enfermedad que ponga en peligro la vida, el dolor suele ser muy intenso, por lo que afecta considerablemente el bienestar y la calidad de vida de quienes lo sufren, siendo ideal la identificación temprana y el tratamiento oportuno, intervenciones que disminuyen el riesgo de complicaciones.

Entre las complicaciones del zóster se incluyen la neuralgia postherpética (persistencia del dolor por inflamación crónica del nervio afectado), la aparición de infecciones secundarias de la piel, el desarrollo de problemas neurológicos asociados a la afectación de los nervios craneanos y  la pérdida de la visión, cuando el virus afecta al globo ocular.



Fuentes

  1. Herpes Zóster. Grupo de educación en salud para la ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna. Disponible en internet en:

https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/herpes-zoster

  1. Zóster. Medline Plus. Disponible en internet en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000858.htm
  2. Zóster. Clínica Mayo. Disponible en internet en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/shingles/symptoms-causes/syc-20353054

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.