Las infecciones que aumentan el riesgo de aborto

aborto
Comparte

El aborto es la interrupción del embarazo, ya sea espontánea o provocada, antes de la semana 20 de gestación. Las causas se dividen en dos: genéticas y maternas. Las causas genéticas son más frecuentes y conducen al aborto por alteraciones en los genes del feto que no son compatibles con la vida.
También son motivos de aborto ciertas infecciones y enfermedades de la madre (hipotiroidismo, diabetes, síndrome de ovario poliquístico, artritis, lupus, síndrome de anticuerpos antifosfolípidos, desnutrición, traumas y alteraciones del útero), así como el consumo excesivo de café, tabaco y alcohol, y la exposición a radicación (ver más: Aborto).

La principal manifestación del aborto es el sangrado. Este se suele acompañar de dolor tipo cólico, cuya intensidad incrementa a medida que avanza el aborto; dolor en la espalda baja, glúteos y genitales; escalofríos y fiebre. El diagnóstico se realiza con base en los síntomas de la paciente y los exámenes complementarios, que puede incluir una ecografía trasvaginal. El tratamiento depende del estado de la paciente y del tipo de aborto pero puede comprender medicamentos, como el misoprostol y la oxitocina, así como un legrado.

Investigadores en Asia llevaron a cabo un estudio para evaluar el impacto en el embarazo de un grupo de infecciones. Estas infecciones se conocen en conjunto como TORCH (por sus iniciales en inglés) y corresponden a toxoplasmosis, rubeola, citomegalovirus y herpes simple. TORCH son la primera causa de infecciones congénitas en Colombia y el mundo y desde hace tiempo se asocian con desenlaces obstétricos negativos, como el aborto; sin embargo, hay poca información al respecto.

En la investigación participaron un total de 179 mujeres embarazadas: 81 de ellas sufrieron un aborto y 98 tuvieron un parto normal. Sus datos fueron analizados mirando hacia atrás en el tiempo.

En cuanto a las infecciones que se presentaron solas, solo el citomegalovirus fue significativo, estando presente en un 25,9% de las mujeres que tuvieron un aborto, comparado con el 12,2% de las mujeres que no tuvieron un aborto. En cuanto a las infecciones que se presentaron en simultáneo, dos fueron significativamente más frecuentes en las mujeres que abortaron que en las que no: toxoplasma y citomegalovirus —que fue 9,1 veces mayor en el grupo de mujeres que tuvieron un aborto— y la co-infección de toxoplasma, citomegalovirus y herpes simple —que fue 7,7 veces mayor en el grupo de mujeres que presentaron una aborto—. Aunque hubo diferencias en otras co-infecciones, estas no fueron significativas.

Los hallazgos de este estudio indican que las infecciones de dos agentes TORCH se relacionan con un mayor riesgo de aborto que las infecciones de un solo agente TORCH, por lo que las co-infecciones deberían ser evaluadas en los controles prenatales de toda mujer embarazada. Estos resultados proporcionan una nueva visión sobre el rol de las co-infecciones TORCH en la causa del aborto y podrían ser utilizados para el diseño de programas de prevención.

Fuentes

Rasti S, Ghasemi FS, Abdoli A, Piroozmand A, Mousavi SG, Fakhrie-Kashan Z. ToRCH "co-infections" are associated with increased risk of abortion in pregnant women. Congenit Anom (Kyoto). 2015 Oct 26.

Por: Redacción Salud. Editores Académicos SAS. Noviembre 1 de 2015.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.