Prurito o Piquiña

Comparte

Es el síntoma cutáneo más común de las enfermedades de la piel y se define como la necesidad imperiosa y no placentera de rascarse. Aunque en algún momento de la vida todas las personas han sentido prurito, con frecuencia esta sensación obedece a numerosas enfermedades de la piel y en ocasiones puede ser tan severo que interfiere con el sueño y deteriora significativamente la calidad de vida.


Tipos

Hay dos tipos principales de prurito:

  • Agudo: Es aquel que se presenta de manera súbita y tiene, como característica, una duración limitada (breve), desde unos pocos segundos o minutos (como el que se presenta después de la picadura de un insecto) hasta una semana.
  • Crónico: Es un prurito persistente, que dura por seis o más semanas. Con frecuencia este tipo de prurito es ocasionado por enfermedades crónicas.

Causas

Según la causa, el prurito se clasifica en:

  • Dermatológico, es decir debido a enfermedades de la piel, entre ellas: Dermatitis atópica, infecciones por hongos, invasión por parásitos (sarna, piojos), piel seca (xerosis), contacto con irritantes químicos, reacciones a ciertos medicamentos y alergias.
  • Sistémico: Cuando obedece a una enfermedad general (sistémica) que afecta inicialmente a otros órganos diferentes de la piel, como el hígado o los riñones.
  • Neurogénico: Es aquel asociado a diversos trastornos neurológicos.
  • Psicógeno: Obedece a causas psicológicas, sin que exista una condición física que lo provoque.
  • Mixto: Es la combinación de algunas de las anteriores.
  • Indeterminado: Cuando no es posible identificar ninguna causa física o psicológica.

Tratamiento

Existen varias opciones para el tratamiento del prurito, tanto para aliviarlo como para eliminar su causa. Los medicamentos pueden administrarse ya sea en tabletas orales (terapia sistémica) o mediante cremas, lociones o ungüentos de aplicación local (terapia tópica), siendo esta última la más utilizada.
Los medicamentos tópicos incluyen corticosteroides (por ejemplo clobetasol, hidrocortisona, betametasona), mentol, calamina, agentes inmunomoduladores (tacrolimus, pimecrolimus), antihistamínicos (loratadina, desloratadina) y capsaicina, entre otros. Si el prurito se debe a infecciones de la piel por hongos (dermatomicosis), se recomienda el uso de antimicóticos (tópicos u orales), como fluconazol, clotrimazol o ketoconazol.

Además, tomar antihistamínicos por vía oral y aplicar  cremas humectantes y emolientes ayuda a disminuir el prurito.


Consulte con su médico

Fuentes

  1. Patel KN, Dong X. An itch to be scratched. Neuron 2010; 68: 334-9.
  2. Patel T, Yosipovitch G. Therapy of pruritus. Expert Opin Pharmacother 2010; 11: 1673-82.
  3. Lovell P, Vender RB. Management and treatment of pruritus. Skin Therapy Lett 2007; 12: 1-6.
  4. Mayo Clinic. Itchy skin  (pruritus). http://www.mayoclinic.com/health/itchy-skin/DS00847
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.