Stent y medicamentos: buena combinación para el tratamiento de la hipertensión renovascular

stent-medicamentos-hipertension-renovascular-mes-xxv
Comparte

La hipertensión arterial renovascular (o solo hipertensión renovascular) es un tipo de hipertensión arterial que se caracteriza por el aumento de las cifras de presión arterial como consecuencia del estrechamiento de una o de las dos arterias que llevan sangre a los riñones.

Dicho estrechamiento disminuye la cantidad de sangre que llega al riñón lo cual es equívocamente “interpretado” por este como una reducción de la tensión.
Ante este fenómeno, el riñón responde liberando renina, una hormona que eleva la presión arterial y que, por consiguiente, produce hipertensión renovascular (ver más: Hipertensión renovascular).

Las causa más común es la aterosclerosis de las arterias renales
(la aterosclerosis en una afección en la que la grasa se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos, volviéndolos rígidos y obstruyéndolos). 

Otras causas incluyen la compresión de las arterias por inflamación o tumores, los traumas directos y la radiación en esta área. Las manifestaciones de la hipertensión renovascular aparecen solo en etapas avanzadas de la enfermedad y se derivan de complicaciones neurológicas, oculares, cardiovasculares y renales. 

El manejo, por su parte, consiste en la adopción de hábitos de vida saludables, el uso de medicamentos y, en algunos casos, la revascularización mediante la colocación de un stent (un tubo o malla metálica que mantiene la arteria permeable). 

Investigadores en Europa llevaron a cabo un estudio con el fin de evaluar la rigidez de las arterias en pacientes con hipertensión renovascular secundaria a aterosclerosis y analizar si la fijación de un stent, acompañada de tratamiento farmacológico, tiene resultados positivos en los marcadores de rigidez y el curso de la patología. 

En la investigación participaron 37 pacientes con hipertensión renovascular secundaria a aterosclerosis que no habían respondido a la terapia farmacológica. El grupo control estuvo compuesto por 44 pacientes con hipertensión arterial que coincidían con sus contrapartes en género, edad e índice de masa corporal (IMC). 

Los 37 pacientes del grupo a estudio fueron sometidos a un procedimiento para la colocación del stent y, además, recibieron medicamentos. La arteriografía (una radiografía con contraste de los vasos sanguíneos) fue el examen de elección para determinar la rigidez de las arterias. 

Luego de analizar los datos, los autores del estudio concluyeron que esta es la primera investigación que demuestra que la rigidez arterial es mayor en los pacientes con hipertensión renovascular secundaria a aterosclerosis que en aquellos con hipertensión arterial. Adicionalmente, el manejo con stent y fármacos demostró reducir la presión arterial y la rigidez de las arterias. 

Si bien se requieren más estudios que corroboren estas afirmaciones, por ahora es una evidencia más que soporta el hecho de que el stent y los medicamentos son una buena combinación para el tratamiento de la hipertensión renovascular. 

Véase también:

El 43,9% de los pacientes con enfermedad coronaria también tienen hígado graso no alcohólico
¿Qué significan mis niveles de colesterol?
Cambio de hábitos en la prevención de las enfermedades cardiovasculares
Problemas cardiovasculares más frecuentes en hombres
Chequeos médicos que todo hombre debe hacerse
Qué son y por qué se elevan los triglicéridos

Fuentes

Fodor L, Premužić V, Ivković V, Perkov D, Laganović M, Vrkić TZ, Dika Z, Zivko M, Jelaković B. Arterial stiffness in atherosclerotic renovascular hypertension. J Hypertens. 2014 Nov;32(11):2238-45; discussion 2245.

Por: Redacción Salud. Editores Académicos SAS. Septiembre 21 de 2015. 

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.