esofagitis-mobile.png
Tracto Digestivo

Conoce todo sobre

Esofagitis

Comparte

La esofagitis, denominada por algunos autores “acidez por reflujo”, surge como consecuencia de la acumulación de ácido gástrico en la mucosa del esófago, el tubo que conduce los alimentos desde la parte posterior de la boca hasta el estómago.

Puede verse asociado a reflujo gastroesofágico, una condición médica definida como “síntomas de daño de la mucosa que recubre al esófago, producidos por el reflujo anormal de contenido gástrico” o a la presencia de hernia hiatal (penetración de una porción del estómago al tórax, generando devolución del contenido gástrico).

Causas y tratamiento

Causas

Entre los factores asociados a esofagitis se encuentran:

  • Tabaquismo.
  • Consumo de alcohol.
  • Consumo excesivo de alimentos grasos o ácidos.
  • Uso de ciertos medicamentos (alendronato, doxiciclina, tetraciclina,entre otros).
  • Vómito.

El reflujo gastroesofágico se produce como consecuencia de la relajación anormal del esfínter esofágico (estructura que controla el paso de los alimentos del esófago al estómago), en presencia de comidas abundantes, alimentos grasos y/o  hernia hiatal.

En algunos casos pueden presentarse cuadros de esofagitis infecciosa, como consecuencia de la disminución de las defensas del organismo (pacientes con SIDA, tratamiento prolongado con corticoides) y colonización de la mucosa del esófago por microorganismos oportunistas, como hongos y ciertos virus.


Ver menos
Ver más

Síntomas

Las manifestaciones más comunes de los pacientes con esofagitis incluyen:

Otros síntomas, menos frecuentes son dificultad o dolor para deglutir los alimentos, halitosis (mal aliento) y aparición de caries en pacientes sin factores aparentes de riesgo. Con el paso del tiempo, el proceso puede conducir al estrechamiento del tubo esofágico y/o a la generación de cambios predisponentes al cáncer, entidad conocida como esófago de Barret).


Ver menos
Ver más

Prevención y Tratamiento

La prevención y el tratamiento de la esofagitis deben orientarse de acuerdo con la causa. Las recomendaciones básicas incluyen:

  • Dieta fraccionada y en pequeñas porciones.
  • Evitar el consumo de alimentos tres horas antes de acostarse.
  • Elevar la cabecera de la cama entre 10 y 20 centímetros para evitar el reflujo de ácido.
  • Reducir el consumo de alimentos ácidos y grasos.
  • Tomar los medicamentos después de las comidas, excepto en los casos que se indiquen por parte del médico.

El control de los síntomas puede llevarse  a cabo mediante el uso de:

  • Antiácidos de contacto: hidróxido de aluminio, carbonato de magnesio, carbonato de calcio en forma de líquido, gel o comprimidos.
  • Inhibidores de la secreción ácida: bloquean la producción de ácido a nivel del estómago, incluyendo omeprazol, lansoprazol y esomeprazol, entre otros.
  • Procinéticos: mejoran la motilidad esofágica, el vaciamiento gástrico y aumentan la presión del esfínter esofágico inferior, incluyen metoclopramida, domperidona y cisaprida, entre otros.


Ver menos
Ver más

Bibliografía

  1. Esophagitis. Exit Care Patient Information. MDCONSULT Patient Education. 2012. Documento electrónico disponible en:
            https://www.bestpractice.bmj.com/best-practice/monograph/82/resources/credits.HTML
  2. Feit Sh, Zuckerman L. Gastro-oesophageal Reflux Disease. Best Practice. 2012. Documento electrónico disponible en:
            https://www.bestpractice.bmj.com/best-practice/monograph/82/resources/credits.html
  3. Dugdale D. Esofagitis. Medline Plus. 2012. Documento electrónico disponible en :
            http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001153.htm

Ver menos
Ver más
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.