insuficiencia-cardiaca-mobile.png
Corazón y circulación

Conoce todo sobre

Insuficiencia-cardiaca

Comparte

La Insuficiencia Cardiaca puede definirse como una condición patológica en que el corazón no es capaz de bombear suficiente cantidad de sangre para garantizar el funcionamiento normal del organismo, dando lugar a una serie de síntomas que se derivan de la falta de riego sanguíneo a los tejidos y de la acumulación de sangre en diferentes niveles.
 

Causas y tratamiento

Causas

En términos generales, la insuficiencia cardiaca es una complicación de otras enfermedades que impactan negativamente la función del corazón, incluyendo:

  • Hipertensión arterial.
  • Enfermedad isquémica del corazón (daño de las arterias coronarias con disminución de la irrigación sanguínea que puede conducir al infarto agudo del miocardio).
  • Daño de las válvulas cardiacas.
  • Lesión directa del músculo cardiaco por infección o exposición a sustancias tóxicas.

En algunos casos, la presencia de enfermedades pulmonares, diabetes mellitus, enfermedades autoinmunes y otras condiciones que afectan negativamente la función del sistema circulatorio, pueden conducir a la aparición de insuficiencia cardiaca.


Ver menos
Ver más

Síntomas

En términos generales, los síntomas de insuficiencia cardiaca pueden agruparse en dos categorías, que pueden aparecer en forma aislada o en combinación:

1. Síntomas derivados de bajo aporte de oxígeno: son más frecuentes en las fases tempranas de la enfermedad e incluyen:

  • Sensación de debilidad permanente.
  • Embotamiento y dificultad para la concentración.
  • Sensación de fatiga exagerada con el ejercicio.
  • Mareos frecuentes.
  • Dolor en la región torácica y/o abdominal.

2. Síntomas derivados de la acumulación de líquidos:

  • Disnea (dificultad para respirar) que se presenta inicialmente en relación con el ejercicio y empeora con el paso del tiempo, convirtiéndose en disnea de pequeños esfuerzos (realización de actividades cotidianas como bañarse, vestirse o realizar pequeños desplazamientos) y  finalmente en disnea en decúbito (dificultad para respirar cuando la persona está acostada).
  • Acumulación de líquido en el sistema venoso y aparición de edema de los miembros inferiores (hinchazón), edema pulmonar (congestión del pulmón), ascitis (edema en el abdomen),  edema de los órganos internos, el sistema venoso de los miembros superiores y la cabeza (ingurgitación yugular) y en casos más avanzados edema generalizado, también conocido como anasarca.


Ver menos
Ver más

Tratamiento

El tratamiento de la insuficiencia cardiaca incluye medidas generales, no farmacológicas como:

  • Cambios en el estilo de vida: control de peso, dieta balanceada, actividad física bajo supervisión médica.
  • Suspensión del consumo de cigarrillo y alcohol en los casos que sea pertinente.
  • Control de la toma de líquidos, especialmente durante los episodios de descompensación.
  • Restricción de la ingesta de sal en la dieta, de acuerdo con la condición individual del paciente.
  • Cumplimiento riguroso de la prescripción médica.

El tratamiento farmacológico incluye:

  • Inhibidores de la Enzima Convertidora de Angiotensina (IECAs): contribuyen a mejorar los síntomas y reducen la mortalidad a largo plazo, los más conocidos con captopril, enalapril y lisinopril, entre otros.
  • Beta bloqueadores: actualmente son utilizados en forma conjunta con los inhibidores de ECA, por su acción positiva sobre la función cardiaca y sobre la evolución del cuadro, los más utilizados actualmente son carvedilol, metoprolol y bisoprolol.
  • Espironolactona: Utilizada en dosis bajas ayuda a controlar el efecto de la aldosterona, una hormona que contribuye a la condición patológica del corazón insuficiente y proporciona un efecto diurético leve.

En algunos pacientes puede ser necesario utilizar otros medicamentos para el manejo de la enfermedad primaria y/o para la prevención de complicaciones asociadas al cuadro, incluyendo otros antihipertensivos, antiarrítmicos y anticoagulantes.


Ver menos
Ver más

Prevención

Dado que la insuficiencia cardiaca es una complicación de otras enfermedades cardiovasculares, pulmonares o metabólicas, las estrategias para reducir el riesgo de dichas entidades, contribuye en últimas, a disminuir la probabilidad de desarrollar IC. Las recomendaciones para la prevención primaria de la IC, incluyen:

  • Mantener una baja ingesta de sal en la dieta.
  • Controlar el sobrepeso.
  • Incrementar el nivel de actividad física.
  • Evitar el tabaquismo y el uso de drogas psicoactivas.
  • Reducir  el consumo de alcohol.
  • Controlar adecuadamente las enfermedades que pueden conducir a IC, tales como hipertensión arterial, diabetes mellitus, hiperlipidemias, obesidad y enfermedad isquémica del corazón, entre otras.


Ver menos
Ver más

Bibliografía

Referencias

  1. BMJ Group. Heart Failure. Patient Information. BMJ. 2012. Documento electrónico disponible
    www.bestpractice.bmj.com/best-practice/pdf/patient-summaries/en-gb/532359.pdf
  2. Heart Failure. Exit Care Patient Information. MD CONSULT Patient Education. 2012. Documento electrónico disponible en:
    http://www.mdconsult.com/das/patient/body/395301998-2/0/10089/59342.html
  3. Doust J. Heart Failure (Systolic). Essential Evidence Plus. Documento electrónico disponible:
    https://www.essentialevidenceplus.com/content/eee/33
  4. Giamouzis G. Laskar S, Butler J. Chronic Congestive Heart Failure.Best Practice. 2011. Documento electronic disponible en:
    https://www.bestpractice.bmj.com/best-practice/monograph/61/resources/credits.html

Ver menos
Ver más
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.