Alimentación saludable

alimentacion-saludable
Comparte

Uno de los aspectos más importantes que deben tener en cuenta los padres durante la etapa escolar de sus hijos es la formación de los hábitos alimenticios, ya que consumir pocos o demasiados alimentos, de forma desbalanceada, puede tener consecuencias muy graves.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó el plan “5 claves para una alimentación saludable”  donde hace recomendaciones para lograr una alimentación saludable en la que cada persona obtenga los nutrientes y la energía que necesita para mantenerse sana.

El plan consiste en establecer en:

  • Establecer horarios regulares para las comidas
  • Servir una variedad de alimentos y meriendas saludable.
  • Un buen ejemplo de padres a los hijos en el consumo de la dieta nutritiva
  • Involucrar a los niños en la preparación de los alimentos y mantener la rutina de sentarse juntos en la mesa a la hora de comer.
  • Para las madres la recomendación para tener unos bebés fuertes y saludables es alimentarlos sólo con leche materna durante los primeros seis meses de vida; mientras tanto ellas deben consumir alimentos variados, verduras y frutas en abundancia, cantidades moderadas de grasa y aceite, y menos sal y azúcar.

Durante la etapa escolar la OMS afirma que los padres deben cuidar especialmente que sus hijos tomen un buen desayuno que incluya lácteos, pan integral, frutas y verduras, ya que es tal vez la comida más importante del día  puesto que debe suplir muchas de las necesidades nutricionales de los pequeños.  

Es recomendable ingerir la fruta antes que los demás alimentos porque de esa manera hay una mejor absorción de sus vitaminas y minerales.

Si los niños no desayunan bien no disponen de la energía y la vitalidad para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que les exigen las actividades escolares, lo cual pone en riesgo su salud y rendimiento académico, además los niños sienten la necesidad en la mañana de consumir productos con alto porcentaje de azúcar y de ácidos grasos, lo cual es propicio para aumentar los índices de sobre peso debido a su alto contenido calórico.

En los países en desarrollo cerca del 20 por ciento de los niños menores de cinco años tienen problemas de sobrepeso y obesidad, lo cual los hace candidatos para desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes y otro tipo de problemas derivados de inactividad física y una alimentación no saludable.

Un caso típico de estos malos hábitos alimenticios es Uruguay, donde el 35 por ciento de la población tiene sobrepeso y el 15 por ciento sufre de obesidad y por eso las autoridades locales decidieron poner en marcha una agresiva campaña para fomentar prácticas saludables.

La idea del programa es tratar de reconstruir algunas costumbres que se han ido modificando y comunicar a la gente que no hay alimentos prohibidos sino porciones inadecuadas. Todo es cuestión de saber balancear y mezclar de acuerdo a los requerimientos del organismo, por ejemplo para el desayuno se fomenta el consumo de lácteos, frutas y verduras.

Cambiar los hábitos alimenticios no se logra de la noche a la mañana puesto que implica transformaciones en la rutina diaria, además se debe tener en cuenta que los alimentos son complejos químicos y biológicos a los cuales debemos acostumbrar a nuestro cuerpo.

Comer sano es parte de los hábitos alimenticios que deben formarse desde la etapa preescolar, por esto es muy adecuado insistir en la creación de una rutina durante esta etapa de la vida; una mala alimentación ocasiona siempre una mala calidad de vida.

Los niños menores necesitan tres comidas principales en el horario que previamente se ha establecido que deben ser deben reforzadas con pasabocas y meriendas nutritivas y naturales durante las horas intermedias, pero cuidando de no alterar su apetito para la hora de servir los platos fuertes.

Recuerde que una buena comida para los niños no significa cantidad sino variedad de alimentos de los cinco grupos alimenticios (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales), puesto que cada uno proporciona algunas de las sustancias nutritivas y la energía que los pequeños necesitan.  

Para crecer  sanos y saludables ellos necesitan comer diferentes alimentos cada día.

Sea cual sea la alimentación sana que usted decida darle a sus hijos recuerde que esta siempre debe ir acompañada de actividad física y ejercicio, lo cual de por sí constituye en un  estilo de vida ganador.

Véase también:

Fuentes consultadas:

  1. Estrategia Mundial de la OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad
  2. Física y Salud
  3. http://www.who.int/dietphysicalactivity/M&E-SP-09.pdf
  4. http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/Nutricion/ninos.htm

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.