Anemia en niños: ¿cómo proteger a tu hijo?

anemia-en-ninos
Comparte

Resultados de la encuesta Nacional de la Situación Nutricional realizada en Colombia en el año 2005  ha detectado que este país la prevalencia de anemia por desnutrición, en el grupo de niños de 5 a 12 años es del 37.6%, esto refleja la situación que se vive en América Latina, acorde con el informe publicado por la Organización Panamericana de la Salud en el año 2009 en el cua,l de acuerdo con información recopilada en Encuestas de Nutrición, Demografía y Salud (DHS) y bases de datos de la OMS/VMNIS, las cifras de anemia para el grupo de niños de edades entre los 6 meses y 4 años de edad es del 40 % con respecto  a la población total

La anemia constituye una de las alteraciones que más debilita e imposibilita a  los niños para realizar sus actividades normales, al inicio de la enfermedad los síntomas podrían pasar inadvertidos o ser relacionados con otras causas,  por esto se recomienda a los padres programar las visitas de sus hijos al médico, de forma periódica. Durante estas consultas y mediante la realización de algunos sencillos exámenes de laboratorio clínico,  será posible detectar problemas de salud, especialmente los relacionados con alteraciones en las células sanguíneas.

Los niños con anemia presentan  una  reducción en  los niveles de hemoglobina (molécula encargada de transportar el oxigeno desde los pulmones hacia los tejidos del cuerpo) y glóbulos rojos, esto provocara una extrema palidez, debilidad, variación en la frecuencia cardíaca (acelerada) y retraso del crecimiento especialmente en los lactantes.  

Causas de la anemia

Aunque las causas que provocan anemia en niños son muy variadas, es importante determinarlas para obtener el tratamiento más adecuado; dentro de las causas se  incluyen deficiencias carenciales de algunas sustancias como el hierro (anemia ferropénica) y las vitaminas y otras relacionadas con la desnutrición y perdidas ocultas de sangre a través de las deposiciones; también existen las de tipo genético como la deficiencia de  glucosa-6-fosfato-deshidrogenasa, vital para mantener la integridad estructural del glóbulo rojo, estas últimas, aunque son menos comunes, también deben ser tenidas en cuenta ya que normalmente se estudian muy poco, por su baja frecuencia, pero puede estar silenciosamente presente en los niños latinoamericanos.

La anemia ferropénica es el tipo de anemia más común en los niños y es provocada por una reducción en la cantidad de hierro presente en el cuerpo, ya sea por una ingesta baja de este elemento, la incapacidad del cuerpo para absorberlo o la pérdida de sangre de forma lenta y prolongada en el tiempo, sin ser detectada. Una vez definido el tipo de anemia y su causa, el médico tratante ordenara a su hijo el tratamiento más conveniente, se deben seguir las instrucciones al pie de la letra y tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Recomendaciones

Ingesta diaria de Hierro: Como en los niños se absorbe únicamente un 10% del hierro que consumen en los alimentos,  la mayoría de ellos necesitara ingerir de 8 a 10 mg de hierro al día para obtener los niveles ideales de este elemento, tenga en cuenta que los alimentos ricos en hierro incluyen uvas pasas, carnes (especialmente el hígado), pescado, carne de aves, yemas de huevo, legumbres (arvejas y fríjoles) y el pan integral.
Preferir la lactancia materna: Uno de los múltiples beneficios de la lactancia materna es la facilidad en la absorción de hierro ya que cuando este elemento proviene de la leche materna, es absorbido 3 veces más que cuando proviene de la leches de vaca o de  formulas maternizadas.  

Consumo de suplementos con hierro (sulfato ferroso): Se toman por vía oral, son beneficiosos y ayudan a un adecuado aporte de este elemento vital, es importante tener en cuente que  el hierro se absorbe mejor con el  estómago vacío, por esto los suplementos se deben tomar antes de las comidas.

Si no se toleran los suplementos de hierro por vía oral, éste podrá ser administrado por medio de una inyección intramuscular o intravenosa (IV).

La leche y los antiácidos pueden interferir con la absorción del hierro y no se deben tomar al mismo tiempo con los suplementos de este elemento.

Léase también:


Fuentes:

Glader B. Iron-deficiency anemia. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007: chap 455.
Heird WC. The feeding of infants and children. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th Ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007: chap 42.
O'Connor NR. Infant  formula. Am Fam Physician. 2009;79: 565-570.
Eandi S, et al. Arch Argent Pediatr 2011; 109(4):354-361

Anemia en América Latina y el Caribe, análisis de situación, tendencias e implicaciones para la salud pública. Informe de la Organización Panamericana de la Salud. 

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.