Ansiedad, el problema se presenta cuando se convierte en estado crónico y permanente

ansiedad--el-problema-se-presenta-cuando-se-convierte-en-estado-cronico-y-permanente
Comparte

La ansiedad es un trastorno inherente al ser humano, en cada tarea que emprendemos se puede decir que hay una dosis de ansiedad.

Es normal tener sensaciones de incertidumbre, de desprotección, de miedo o de inestabilidad. El problema es cuando se convierten en algo crónico y permanente. 

La crisis de ansiedad se caracteriza por tener el miedo como un elemento principal. También se le denomina crisis de angustia por lo que aparece en forma más o menos repentina generando una sensación de malestar y miedo intenso, similar al que produce una amenaza externa.   

Las personas ansiosas tienden a cometer excesos en todas sus actividades como comer, beber o fumar y por eso están expuestos a las adicciones y a problemas de salud física y mental. Quienes sufren de este trastorno se muestran inquietos, realizan movimientos repetitivos o torpes sin una finalidad concreta, en ocasiones se paralizan y  tartamudean.
 
El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)  se considera como una enfermedad psiquiátrica y es más frecuente que otros trastornos como el bipolar, el desorden de pánico, la fobia simple o la esquizofrenia. Por lo menos uno de cada mil casos de ansiedad no tratada produce infarto.  

En el aspecto psíquico las personas ansiosas se caracterizan fundamentalmente por estar preocupadas, inseguras, con miedo o temor, ser incapaces para tomar decisiones, por tener dificultad para concentrarse, por los pensamientos negativos y porque pierden el control.

Los pacientes con esta patología presentan aspectos fisiológicos o corporales como taquicardias, sudoración, dificultad respiratoria, rubor facial, náuseas, vómitos, diarreas, molestias digestivas, tensión muscular, temblores y fatiga excesiva, entre otros.

Ante cualquier síntoma sospechoso es importante consultar con el especialista ya que las personas ansiosas que no hayan sido tratadas adecuadamente en la infancia o en la adultez cuando sean adultos mayores pueden generar ataques de pánico, agorafobia (fobia a lo social) y corren el riesgo de convertirse en hipocondriacos  y sufrir trastornos obsesivo compulsivos (gritan, se muerden la lengua, suben y bajan sin control).
 
Las mujeres son las que más sufren de ansiedad, siendo la segunda causa de sus afecciones después del cáncer de mama. Además, el 14.5% de ellas presentan Trastorno de Ansiedad Generalizado en la edad adulta y el 10% de las madres tiene Ansiedad Postparto, que se caracteriza por la no aceptación psíquica del desprendimiento con su hijo en el momento de nacer. 

Recomendaciones para una vida larga y sana

La ansiedad puede mejorar, porque el trastorno está en la psiquis y no en el cuerpo.

La mejor recomendación es llevar un estilo de vida sano, que incluya un ejercicio que lo mantenga vital, energizado y controlado. El cual puede  ser desde una caminata controlada y pausada hasta ejercicios que comprometan la fuerza física como el Taekwondo, el Kid Boxing o el Karate. En otros casos resulta efectivo darle golpes a una tula hasta controlar la rabieta de una manera tranquila, lo cual disminuye los síntomas de la ansiedad.

Otra buena recomendación es mantenerse dentro de un grupo de apoyo que le permita al paciente hablar con otras personas que compartan su problema o que tengan experiencias comunes. Esto ayuda a aliviar el estrés generado por la afección.

Si usted es de quienes sufren de este problema no se desespere, recuerde que la ansiedad es un mal de los tiempos actuales debido a la permanente incertidumbre, inestabilidad y de sensación de desprotección. Una carga de ansiedad es inherente al ser humano y puede ser canalizado hacia actividades creativas o productivas.

Véase también:


Fuentes consultadas: 

Artículo: “Tratamiento Ansiedad”
Diario La Nación; Buenos Aires

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.