Artritis

artritis
Comparte

La artritis, es decir, la inflamación de las articulaciones, a menudo acompañada de dolor y limitación del movimiento, es un problema de salud que afecta sobre todo a los mayores de 40 años. Si bien diversas enfermedades de las articulaciones se manifiestan por artritis, las más importantes son la artritis reumatoide y la osteoartritis.

Aunque la causa exacta de la artritis reumatoide no se conoce por completo, tiene una estrecha relación con trastornos del sistema inmunológico (de defensa) del organismo, por lo que es considerada una enfermedad autoinmune, usualmente asociada a factores hereditarios, pues es más común entre las personas que tienen familiares con esta enfermedad.

Alrededor de 1% a 3% de los mayores de 50 años sufren de artritis reumatoide, pero afecta de preferencia a las mujeres. Si bien puede ocurrir a cualquier edad, suele presentarse con mayor frecuencia a partir de la cuarta década de la vida. 

Como se trata de una enfermedad crónica y progresiva, de modo que con el tiempo va destruyendo cada vez más los cartílagos y las articulaciones, es fundamental que el diagnóstico se haga lo más tempranamente posible para iniciar de manera oportuna los tratamientos dirigidos a controlar la enfermedad, frenar el daño que ocasiona en las articulaciones y aliviar el dolor, porque hasta el momento no existe ninguna terapia curativa. Por eso es importante acudir al médico al percibir las primeras manifestaciones de esta enfermedad, que casi siempre consisten en dolor y rigidez (limitación del movimiento) de las pequeñas articulaciones de los dedos de las manos; de manera característica, la rigidez es más evidente en las mañanas y persiste por varios minutos (alrededor de media hora).

Por su parte, la osteoartritis es una enfermedad degenerativa asociada al envejecimiento y al deterioro de las articulaciones con el paso de los años. En consecuencia, cerca de la mitad de las personas de 60 años y hasta 80% de los mayores de 70 sufren de osteoartritis. Las articulaciones comprometidas con mayor frecuencia son la rodilla, la cadera y el hombro, así como las articulaciones de los dedos de las manos y de la columna vertebral.

La fisioterapia, los antiinflamatorios no esteroideos, la aplicación de ciertos compuestos tópicos y las inyecciones intra-articulares de corticosteroides ayudan a aliviar el dolor y a reducir la inflamación de las articulaciones. Además, en caso de osteoartritis de la rodilla, también se recomiendan las inyecciones intra-articulares de ácido hialurónico u otros compuestos similares.

Véase también:


Bibliografía:

  1. Ngian GS. Rheumatoid arthritis. Aust Fam Physician 2010; 39: 626-8.
    2. McKenzie S. Osteoarthritis: management options in general practice. Aust Fam Physician 2010; 39: 622-5.
    Mayo Clinic. Osteoarthritis. http://www.mayoclinic.com/health/osteoarthritis/DS00019

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.