¿Cómo apoyar a mi hijo adolescente?

como-apoyar-a-mi-hijo-adolescente
Comparte

La adolescencia es una etapa de cambios intensos tanto biológicos como psicológicos y morales, siendo en algunas ocasiones compleja de manejar tanto para el individuo como para su familia.

A pesar de que es un período conflictivo entre padres e hijos, dado por el carácter enérgico e idealista de los adolescentes, también es un período en el que los padres pueden fortalecer el proceso de madurez y formación de sus hijos para ser parte de la sociedad.

En las familias establecidas sobre una estructura de valores sólida,
los conflictos entre padres e hijos debido a los anhelos de independencia y nuevas experiencias, se presentarán de forma transitoria, de lo contrario la tendencia será a fomentar comportamien-tos de riesgo. Es decir una comunicación deficiente familiar, la no supervisión de los padres y una escala de valores frágil, puede conducir a los hijos adolescentes a diversos problemas tanto con su familia como su entorno.

Los signos más visibles del inicio de la adolescencia son los cambios bruscos de comportamiento, ya que los adolescentes buscan más independencia, crece la preocupación por como lo ven sus pares y buscan constantemente su aceptación, siendo su círculo de amigos más importantes a la hora de elegir opciones. Además la adolescencia es una búsqueda constante de nuevas experiencias, por lo que son más vulnerables a riesgos como la drogadicción, la delincuencia, el embarazo no deseado, el tabaquismo, alcoholismo, entre otras.

Lo más importante es considerar el foco diferencial de cada persona, ya que no todos los adolescentes presentan los mismos signos psicológicos y conductuales y por lo tanto el manejo de conflicto que deben realizar los padres depende de ello. De esta forma la educación y el acompañamiento en dicha etapa deben estar basadados en el amor pero con reglas y límites, fundamentados en una escala de valores sólida desde la niñez.

A medida que van madurando, los adolescentes empiezan a pensar de un modo más abstracto y racional. Su propio código ético y escala de valores está en proceso de formación, es entonces cuando empiezan a afirmar sus propias opiniones con fuerza y a discrepar del control paterno.

Existen una serie de pautas, que permite a los padres realizar un acompañamiento efectivo en el proceso de crecimiento de sus hijos, dejandolos vivir sus propias experiencias, tales como:

A medida que la etapa avanza y siguiendo las anteriores recomendaciones, usted notara que los conflictos filiales y los comportamientos extremos disminuirán, reconociendo el cambio de un joven rebelde a un joven independiente, responsable, autónomo y con carácter fortalecido en los valores, la ética, la moral y al espiritualidad de su familia.

  • Establezca normas apropiadas: El fomentar el uso de reglas en el hogar permite el control y fomenta el carácter de sus hijos. Por ejemplo constituya horarios para dormir, para llegar a la casa, para cenar en familia, etc.
  • Supervise lo que ve y lo que lee su hijo: El acceso a internet y televisión debe limitarse, vigile el tipo de información al que accede su hijo y con quien se comunica vía internet o telefónicamente.
  • Sepa identificar las señales de alarma: Un comportamiento extremo en un adolescente puede indicar la existencia de un problema real que requiere ayuda profesional. Permanezca atento a identificar la existencia de los siguientes signos de alarma: aumento o pérdida de peso en exceso, problemas del sueño, cambios rápidos y drásticos en la personalidad, cambio repentino de amigos, faltar a clase continuamente, calificaciones bajas, ideas suicidas, indicios de consumo de alcohol, drogas o cigarrillo, problemas con la ley y vinculación a grupos o pandillas urbanas.
  • Respete la intimidad de su hijo: Empiece por la confianza, deje que su hijo sepa que usted confía en él. Pero, si se rompe la confianza, su hijo deberá disfrutar de menos libertades hasta que la recupere; por ejemplo su dormitorio, sus libros, sus correos debe ser privados, aunque por motivos de seguridad debe conocer donde está su hijo, con quien está y a qué horas vuelve.
  • Informe a su hijo y manténgase informado: Dialogue con su hijo de temas relacionados con el sexo, drogas, alcohol y tabaco, antes de que se expongan a estos.
  • Comparta con ellos los valores fundamentales y la moral de la familia. Conozca sus amigos y los padres de estos.
  • Mantenga una comunicación habitual con sus hijos.
  • Fije expectativas reales: Es importante que los adolescentes perciban que sus padres se preocupan lo suficiente por ellos, como para esperar determinadas cosas, tales como: el respeto por las normas de la casa, el buen comportamiento y un rendimiento escolar bueno, ya que si los padres tienen claras sus expectativas, sus hijos trataran de cumplirlas.
  • Edúquese: Lea bibliografía sobre el tema y recuerde su propia adolescencia, con el fin de comprender sus cambios y acompañarlo en su proceso de maduración de forma efectiva.

Véase también:

Fuentes Consultadas

  1. Entendiendo la salud emocional de su hijo o hija adolescente Escrito por personal editorial de familydoctor.org. [Internet]. . Disponible:http://familydoctor.org/familydoctor/es/teens/emotional-well-being/understanding-your-teenagers-emotional-health.html
  2. Mestre, M; Tur, A; Samper, P; Nácher, M y Cortés, M. Estilos de crianza en la adolescencia y su relación con el comportamiento prosocial. Rev. Latinoam. Psicol.v.39n.2Bogotá Ago.2007 [Internet]. . Disponible: http://www. redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp
  3. Rodrigo, M; Márquez, M; García, M; Mendoza, R; Rubio, A; Martin, J y Martínez, A. Relaciones padres-hijos y estilos de vida en la adolescencia. Psicothema 2004. Vol. 16, nº 2, pp. 203-210[Internet]. . Disponible: http://www.psicothema.com

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.