Convulsiones, se debe estar alerta

convulsiones--se-debe-estar-alerta
Comparte

La convulsión es un ataque generado por la inusual actividad nerviosa del cerebro y se desencadena en los niños por diversas causas, por ejemplo cuando la temperatura se eleva en forma brusca, generalmente como consecuencia de infecciones virales de tipo gastrointestinal, respiratoria, del oído o erupciones cutáneas (varicela, sarampión, roséola).

Las convulsiones también pueden ser causadas por golpes o contusiones cerebrales, así mismo, pueden presentarse en niños que padezcan parálisis cerebral o como resultado de alteraciones metabólicas producto de una dosis excesiva de insulina, como en el caso de niños diabéticos.

Las convulsiones inducidas por la fiebre (febriles) habitualmente se presentan en niños con edad entre cinco meses y cinco años y se calcula que cerca de uno de cada 25 infantes presentará al menos un episodio de este tipo.

Dependiendo de sus características, las convulsiones pueden ser tónicas, clónicas o tónico-clónicas y estas se presentan más frecuentemente en los niños que en las personas mayores, debido a que el cerebro infantil está todavía en desarrollo y por lo tanto es más sensible a las alteraciones que el del adulto.

Las convulsiones tónicas se presentan con una contractura muscular mantenida, es decir que la persona se queda paralizada,  mientras que en las clónico- tónicas existen períodos en que se genera una contracción y luego una relajación de los músculos. Las tónicas duran pocos segundos, son casi imperceptibles y pueden ser focalizadas (en partes del cuerpo) o generalizadas.

Se calcula que cerca del 4 por ciento de la población alguna vez ha convulsionado y el 30 por ciento de estos episodios han sucedido durante la infancia por fiebres no controladas.

Los casos más frecuentes de convulsión son los denominados "De gran ma" y se reconocen porque el niño cae de pronto inconsciente con brazos y piernas rígidos y luego de unos segundos estos – y en algunas ocasiones también la cara - empiezan a contraerse o a presentar espasmos rítmicos que pueden ser violentos. Si se presentan una o dos convulsiones de este tipo existen pocas probabilidades de que sean nocivas pero hay que estar muy atentos si llegan a presentarse varios ataques prolongados porque puede lesionarse el lóbulo temporal del cerebro.
 
Otro tipo de convulsión es la llamada  “De pequeño mal”  donde el niño se queda inmóvil y con la mirada vacía durante unos pocos segundos al igual que si “soñara despierto” haciéndolo vacilar e incluso caer al suelo, pero ellos no se percatan de lo que les sucede. Casi siempre quienes han sufrido estos episodios se curan con la edad.

Semejante a la anterior es la convulsión “psicomotora” que se presenta súbitamente y sin razón aparente, el niño se para, fija la mirada y luego reacciona de manera agresiva o se intimida, siendo un comportamiento que puede cesar o avanzar hasta una convulsión completa que suele durar pocos minutos. Sobre esto tampoco el menor es capaz de recordar lo sucedido.

Finalmente, está el “espasmo infantil” que es cuando el bebé o el niño se doblan por la cintura de manera repentina durante uno o dos segundos varias veces en el día, lo cual se registra a la edad de tres meses y puede durar varios años.

La convulsión febril en sí no es grave y se detiene sola en cuestión de segundos o máximo 10 minutos, después de los cuales viene un período de confusión donde el niño puede quedar con alteración de su estado de conciencia como si hubiera estado dormido. Luego de esto despertará de manera natural, como si nada hubiera sucedido.

Estas crisis no tienen consecuencias graves ya que no causan daño cerebral, retraso mental, parálisis, ni ningún otro trastorno del sistema nervioso y tampoco existen evidencias de que causen muerte, epilepsia, disminución del QI (coeficiente intelectual) o problemas de aprendizaje.

Síntomas que pueden ser una advertencia de convulsión en el niño:

Cuando tense y contraiga repentinamente los músculos de la cara, tronco, brazos y piernas de ambos lados del cuerpo.
Si presenta movimientos involuntarios y desorganizados de su cuerpo. acompañados o no de llantos y gemidos.
Si presenta dificultad al estar de pie,  se cae, vomita y se orina.
Cuando tenga la mirada perdida o desvíe los ojos hacia arriba.
Si aprieta los dientes.

La duración de una convulsión en la mayoría de los casos es de un minuto o menos y durante su desarrollo se presentan variaciones en el patrón respiratorio por lo que se registran cambios en el color de la piel que puede tornarse pálida, oscura o azul.

Nuevas Opciones

Se ha investigado mucho sobre la epilepsia y a pesar de que las investigaciones han conducido a numerosos avances y comprensión sobre el tratamiento de la epilepsia, aun existen  muchas preguntas por resolver.

Actualmente investigadores patrocinados por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke o NINDS, por su sigla en inglés), están trabajando para identificar y probar nuevos medicamentos y  tratamientos para la epilepsia y saber cómo estos podrían afectar la actividad del cerebro y su desarrollo.

Desde 1975 existe un Programa de Análisis Exploratorio de Anticonvulsivantes del NINDS (Anticonvulsant Screening Program o ASP, por su sigla en inglés) patrocinado por el gobierno de los Estados Unidos, que ha permitido el desarrollo de cinco nuevos medicamentos que tienen ahora aprobación para su uso en esta patología, el Programa se encuentra diseñando y validando nuevos modelos para intervenir la enfermedad misma, así como modelos para la epilepsia resistente o refractaria.

Véase también:

Referencias:


  1. Mikati MA. Febrile seizures.In: Kliegman RM,Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds.Nelson Textbook of Pediatrics.19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 586.1.
  2. Multiple Subpial Transections, Epilepsy:  A Comprehensive Textbook,Frank Morrell, M.D.página 57

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.