¿Cuándo consultar a urgencias con un niño?

cuando-consultar-a-urgencias-con-un-nino
Comparte

Aunque los niños pueden parecer frágiles, en realidad son personas fuertes con un amplio poder de recuperación y sanación. No obstante, cuando un niño tiene un problema grave, generalmente se deteriora muy rápidamente.

Por ello, es fundamental reconocer de manera temprana los signos y síntomas de alarma para consultar por urgencias de una manera oportuna.

En niños menores de un año es fundamental aprender a diferenciar el llanto normal del llanto que es secundario a dolor, el cual es más agudo y no mejora con facilidad.

¿Cómo reconocer si un niño puede estar enfermo?

Adicionalmente, en esta edad, los padres deben examinar siempre los hábitos, la posición corporal y el estado general. Cuando un niño deja de comer, presenta anormalidades en las deposiciones o en la orina y se presenta llanto al momento de ir al baño, debe consultarse siempre por urgencias.

La posición corporal de los niños debe ser relajada y tener movilidad en las cuatro extremidades y la cabeza. Cuando un niño deja de mover una extremidad, tiene movimientos anormales de alguna parte del cuerpo -incluyendo los ojos- o mantiene las piernas recogidas por dolor, debe llevarse a un especialista.

Los niños generalmente se encuentran activos. Cuando un niño está enfermo usualmente su actividad disminuye pero siempre debe tener periodos de alerta para comer y jugar. Cuando se encuentra somnoliento o no se despierta, se considera que tiene un deterioro significativo.

La diarrea es común durante la infancia. Normalmente tiene rápida recuperación y no presenta repercusiones para los niños. No obstante, hay que tener en cuenta que los niños se deshidratan fácilmente, por ello es fundamental hidratarlos adecuadamente y estar alerta cuando se presenta vómito.

La vía oral es la única fuente de hidratación en un niño enfermo y es la única forma de garantizar que no se deshidrate. Un niño que no tolera la vía oral debe ser llevado a urgencias para que pueda ser hidratado por vías alternas como la vía endovenosa.

Los accidentes en niños pueden ocurrir en cualquier momento, pues los golpes y las caídas son frecuentes en la vida escolar. Cuando un golpe está acompañado de deformación, dolor intenso que no mejora, o deterioro general del paciente, se debe consultar por urgencias.

Del mismo modo, cualquier caída de una altura dos veces mayor que la estatura del niño representa un riesgo elevado y no sólo se debe consultar sino que siempre se deben solicitar exámenes adicionales que permitan verificar el estado de salud del niño.

Cuando un niño ha sufrido un evento de ahogamiento transitorio por un cuerpo extraño, siempre se debe llevar al médico para garantizar que no hubo lesión de órganos internos que posteriormente pongan en riesgo la salud del niño.

Las enfermedades de las vías respiratorias como gripa o asma pueden llegar a causar signos de dificultad respiratoria. La presencia de tirajes, que se manifiestan como hundimiento en el pecho con la respiración, el movimiento de las alas nasales en lactantes (aleteo nasal) y la cianosis (labios morados), son indicaciones claras para consultar por urgencias.

En caso de que un niño manifieste dolor, es fundamental que los padres toquen y miren si hay alguna anormalidad en el cuerpo del niño. Se recomienda nunca medicarlos pues esto podría enmascarar la evolución de una enfermedad grave.

Si el dolor empeora, limita las actividades normales o hace que este retroceda en procesos aprendidos como de caminar a gatear, de ir solo al baño a orinarse en la cama o en la ropa, o de pronunciar frases a solo balbucear, se debe consultar por urgencias.

Finalmente, en el caso de niños con condiciones especiales como diabetes, malformaciones cardíacas o pulmonares, síndrome Down u otras condiciones, siempre que el paciente se deteriore debe ser llevado por urgencias para hacer un diagnóstico temprano de cualquier condición que requiera un manejo específico para cada caso.

Véase también:

Referencias bibliográficas

  1. O'Malley, Patricia J., Kathleen Brown, and Steven E. Krug. "Patient-and family-centered care of children in the emergency department." Pediatrics 122.2 (2008): e511-e521.
  2. JAMES F WILEY, I. I., et al. "A comparison of pediatric emergency medicine and general emergency medicine physicians’ practice patterns: results from the Future of Pediatric Education II Survey of Sections Project." Pediatric emergency care 18.3 (2002): 153-158.
  3. Tzimenatos, Leah, Emily Kim, and Nathan Kuppermann. "The Pediatric Emergency Care Applied Research Network: A History of Multicenter Collaboration in the United States." Pediatric emergency care 31.1 (2015): 70-76.

Por: Redacción Salud. Editores Académicos SAS. Febrero 2 de 2015.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.