Depresión por pérdida del trabajo

depresion-por-perdida-del-trabajo.original.jpg
Comparte

Quedarse sin trabajo es una situación complicada y para la mayoría de las personas constituyen una pérdida importante.

En tales circunstancias es usual sentir preocupación, incertidumbre e incluso tristeza, que son reacciones emocionales esperadas y usualmente transitorias, ya que van desapareciendo a medida que la persona enfrenta la situación y se recupera de la pérdida.

A veces, luego de la pérdida del trabajo algunas personas experimentan depresión, la cual no es una simple respuesta emocional sino una verdadera enfermedad, debida a alteraciones en el funcionamiento del cerebro.

Lo que ocurre es que cuando un individuo siente preocupación o tristeza, se producen algunas modificaciones en la producción de ciertos neurotransmisores (sustancias esenciales para la comunicación entre las neuronas) en el cerebro. Por lo general, estos cambios son temporales, es decir que duran entre unos pocos días a algunas semanas, pero en algunas personas susceptibles dichas alteraciones pueden hacerse persistentes y se acompañan de otros cambios en la estructura del cerebro y en tales circunstancias aparece la depresión.

Como toda enfermedad, la depresión se manifiesta por síntomas característicos, que incluyen:

  • Estado de animo triste.
  • Incapacidad para experimentar alegría, entusiasmo o emoción.
  • Pérdida del interés.
  • Autoestima baja.
  • Alteraciones del sueño.
  • Cambios del apetito.
  • Pérdida o aumento del peso.
  • Fatiga.
  • Dificultad para concentrarse.

A menudo, las personas con depresión experimentan alteraciones del sueño que consisten ya sea en dificultades para dormir (insomnio) o somnolencia durante el día, a pesar de haber dormido un número suficiente de horas. También, es usual que tengan cambios en sus hábitos de alimentación, ya sea porque experimentan pérdida o aumento del apetito, lo que puede ocasionar la disminución o el aumento del peso corporal.

La depresión no desaparece por si sola, por lo que es fundamental consultar al médico, quien definirá el tipo de tratamiento más apropiado, entre las distintas opciones disponibles, que incluyen psicoterapia y el uso de medicamentos antidepresivos, como trazodona, sertralina, escitalopram, duloxetina y paroxetina, entre otros.

Véase también:

Fuentes

  1. Amit BH, Weizman A. Antidepressant treatment for acute bipolar depression: an update. Depress Res Treat. 2012; 2012:684725.
  2. Linde K, Schumann I, Meissner K, et al. Treatment of depressive disorders in primary care--protocol of a multiple treatment systematic review of randomized controlled trials. BMC Fam Pract 2011; 12: 127-32.
  3. Un H. Current trends for the management and treatment of depression. Am J Manag Care 2004; 10 (Suppl 6): S171-2.
  4. Barley EA, Murray J, Walters P, Tylee A. Managing depression in primary care: A meta-synthesis of qualitative and quantitative research from the UK to identify barriers and facilitators. BMC Fam Pract 2011; 12: 47.
  5. Depression. Mood disturbance, signs, symptoms and treatment. www.emedicinehealth.com/depression/article_em.htm
  6. Depression & Mood Disorders - Information. www.clinical-psychologist.com/depression.html
  7. Mood Chantes/Depression. www.virtualmedicalcentre.com/symptoms.asp?sid=12&title=mood-changesdepression
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.