Diferencias del cerebro entre niños y niñas

diferencias-del-cerebro-entre-ninos-y-ninas
Comparte

No debe ser interpretado en términos de superioridad o inferioridad.

Con los avances logrados en la ciencia durante los últimos años ha quedado perfectamente establecido que existen diferencias.

Tanto en su arquitectura como en su actividad, entre los cerebros del hombre y la mujer, lo cual debe ser tenido en cuenta por los médicos en el momento de realizar diagnósticos  o de formular tratamientos a sus pacientes.

Esas diferencias no deben ser interpretadas en términos de inferioridad o superioridad sino en diferentes formas de comportamiento y actitud para identificar y resolver los problemas que deben enfrentar las personas día a día.

El doctor Lawrence Cahill, experto en Neurociencia y profesor del departamento de Neurobiología de la Universidad Irvine de California, asegura que el conocimiento detallado de estas diferencias, hará más efectivos los tratamientos para algunos trastornos como la depresión, la esquizofrenia o el manejo de adicciones, ya que contribuirá al diseño de tratamientos específicos teniendo en cuenta el sexo.

Una prueba realizada con resonancia magnética por el doctor  Jill M. Goldstein, de la Universidad de Medicina de Harvard, permitió establecer que ciertas partes del córtex frontal – donde se realizan funciones cognitivas superiores -  son más abultadas en las mujeres que en los hombres; al igual que sucede con algunas partes del córtex límbico,  el cual está involucrado con las respuestas emocionales.

Así mismo, en el cerebro de los hombres se encontró que son más grandes las zonas del córtex parietal,  que son las encargadas de la percepción espacial; lo mismo que se presenta con la amígdala cerebral (ubicada en el lóbulo temporal), que responde a la información que contiene un  elemento emocional.

Las diferencias no paran allí, también se han encontrado diversidades anatómicas en el cerebro de la mujer a nivel celular como la mayor cantidad de neuronas en el lóbulo frontal y en partes del córtex del lóbulo temporal  (que están asociadas con la comprensión y el procesamiento del lenguaje). Esto podría generar mayor fluidez verbal.

Pero, ¿qué representa todo esto a la hora de establecer comparaciones en aspectos más específicos?

Científicos de los Institutos Nacionales de Salud, (National Institutes of Health) de Estados Unidos, apoyados en el resultado de 500 resonancias magnéticas, concluyeron que las niñas demuestran más habilidad para memorizar y recitar listas de palabras y para realizar tareas que demanden destreza manual y pensamiento rápido, mientras que los niños  resultaron más eficientes en tareas que requieren habilidades espaciales, como organizar bloques o armar  rompecabezas.  

Los investigadores del comportamiento coinciden en que las aptitudes y competencias de niños y niñas son semejantes. Las diferencias se manifiestan en actitudes como la escogencia de juguetes por parte de los menores que, en el caso de las mujeres eligen muñecas y son más auditivas y en el de los hombres la inclinación es hacia los coches y las pelotas y son más visuales.

Para ofrecer una explicación a este comportamiento el doctor Cahill afirma: “podríamos hipotetizar que las hembras seleccionan juguetes que les permiten utilizar las habilidades que un día necesitaran para cuidar a sus pequeños” y respecto a los niños dice que la preferencia por los juguetes que pueden ser lanzados al espacio y por aquellos que incitan al juego duro, esto podría estar relacionado por su inclinación a la caza y para la conquista de pareja.

Estas diferencias deben ser consideradas seriamente por los gobiernos a la hora de trazar políticas y un ejemplo de ello es un informe producido en el 2001 por la Academia Nacional de Ciencias Norteamericana, donde concluye: "El sexo, es decir, ser hombre o mujer, es una variable humana básica importante que debe ser considerada cuando se diseñe o analice cualquier estudio, en todas las áreas, y en todos los niveles de la investigación biomédica y de la relacionada con la salud".

Véase también:

Bibliografía:

  1. Cahill, L. (2003). Sex-and hemisphere-related influences on the neurobiology of emotionally influenced memory. Prog. Neuropsychopharmacol. Biol. Psychiatry, 27(8): 1235-41.
  2. Artículo reseñado: Lawrence Cahill (2005): “His brain, her brain”
  3. El cerebro de él, el cerebro de ella. Scientific   American, 292 (5): 40-47.
  4. Revista Internacional de psicoanálisis. Articulo El cerebro de él, el cerebro de ella. Publicado en la revista Nº 021. Autor: Meizoso, Raquel
  5. http://espanol.babycenter.com/preschooler/desarrollo-fisico/cerebro-ninos-ninas/
  6. Desarrollo cerebral: diferencias entre niños y niñas. Por Chris Woolston
  7. Kimura, D. (1992). Sex differences in the Brain. Scientific American, 267 (3): 80-87.
  8. de Iceta, M. (2003). Diferencias cerebrales en función del sexo. Aperturas psicoanalíticas, 15.
  9. de Iceta, M. (2002). Neurobiología de las relaciones estrés- memoria. Aperturas Psicoanalíticas, 11: Reseña sobre el artículo de Kim.J.J. y Diamond, D.M.: The stressed synaptic plasticity and lost memories. Nature Reviews. Neuroscience, 3 (2002).

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.