Dolor en los pies ¿qué hacer?

dolor-en-los-pies-que-hacer
Comparte

Los pies además de ser los principales soportes del cuerpo, son el medio por el cual nos desplazamos, practicamos deportes, bailamos, corremos, saltamos, etc; pero a pesar de cumplir con funciones tan importantes, se les presta poca atención y cuidados frente a otras partes del cuerpo humano.

Sobre los pies apoyamos nuestro peso la mayor parte del día, se dice que con ellos llegamos a caminar una distancia de 12.000 kilómetros a lo largo de nuestra vida, sin embargo no reciben los cuidados que merecen, siendo olvidados hasta que se presenta una dolencia y necesitamos recurrir a remedios caseros o consultar al médico, en casos más severos.

En la actualidad la medicina ha dedicado una rama especial para su estudio, tratamiento y cuidado denominada Podología, la cual dispone de profesionales entrenados e Instituciones Prestadoras de Servicios (IPS), dedicadas  exclusivamente al cuidado de los pies, ya que aunque parezca una consulta “poco frecuente”, es la segunda causa de consulta después del dolor lumbar, dentro de los  trastornos esqueléticos.

El dolor en los pies es ocasionado por diversas causas, las cuales se pueden dividir en dos grandes grupos; externas como traumatismos y calzado inadecuado e internas como malformaciones (pie plano o pie cavo) y patologías que afectan las articulaciones (artritis y gota). El dolor se puede localizar en cualquier nivel del pie siendo más común el talón, el arco, el empeine, la planta o los dedos.

La morfología femenina juega un papel importante como factor de riesgo para el dolor, ya que el pie de la mujer tiende a ser más estrecho en el talón con relación al antepié, tiene tendón de Aquiles más pequeño y en general, es más corto y estrecho que el del hombre, lo cual tiene repercusión en el ajuste del calzado.

La planta del pie es uno de los sectores del cuerpo con más terminaciones nerviosas, lo que permite la comunicación directa con el resto del organismo. Por está razón, caminar descalzo es una alternativa que estimula el funcionamiento de los distintos órganos y la circulación sanguínea, siendo una práctica que puede realizarse en cualquier habitación o pasillo, lo importante es crear un espacio que permita fortificar los pies y su respiración.

Para aliviar el dolor existen algunas medidas que se pueden realizar en casa como aplicar hielo en la zona, elevar los pies, reducir la actividad hasta sentirse mejor, tomar analgésicos como ibuprofeno o paracetamol que contribuyen a aliviar la inflamación y estimular el retorno de la circulación y el drenaje linfático.  

Pero más que tratar el dolor, la prevención de este constituye el pilar principal del cuidado de los pies
, por lo que se recomienda mantenerse en el peso ideal, usar zapatos cómodos con buena amortiguación y arco de soporte, evitar los zapatos estrechos en la punta o tacones altos, usar zapatos deportivos al practicar ejercicio, realizar ejercicios para fortalecer los pies, limpieza diaria de los pies manteniéndolos secos, limar las callosidades,  y al final del día sumergirlos en agua caliente con sal y masajearlos con una crema especial para pies.

De esta manera la elección correcta del calzado para uso dentro y fuera de casa puede hacer la diferencia con respecto a la prevención de los trastornos de los pies. Usar zapatos desgastados, sin amortiguamiento y/o estrechos, aumenta el riesgo de caídas, contribuye a la aparición de juanetes y callos y aumenta el dolor debajo de la base de las articulaciones de los dedos (metatarsalgia).

Así pues, es preciso permanecer atento a nuestros pies y vigilar la aparición de cualquier anomalía, especialmente cuando se sufre de enfermedades que afectan la circulación como la diabetes y las varices o si el trabajo diario requiere periodos prolongados de pie.

Simultáneamente se recomienda practicar sesiones de pedicure, ya sea en casa o en un lugares especializados, ya que además de consentir los pies y mantenerlos arreglados, se realiza exfoliación, limpieza y masaje de los mismos.

Estos procedemientos se deben realizar con todas las precauciones de seguridad y adecuada limpieza y esterilización de los instrumentos a utilizar en el proceso, con el fin de evitar infecciones y uñas encarnadas, que pueden afectar tu salud.

Otra técnica que se puede utilizar con asesoría de expertos es la acupresión, la cual se enfoca en la estimulación de zonas específicas del pie con los dedos de las manos, para modificar la energía corporal y eliminar el dolor. Esta terapia también libera endorfinas y permite una relajación de los músculos del cuerpo.

Los padecimientos que pueden afectar a los pies y manifestarse como dolor son muy variados, sin embargo en el dorso del pie pueden manifestarse la mayor proporción de problemas que a menudo provocan dolor intenso pero prevenible.

Consulte al médico si persisten los síntomas por más de dos semanas a pesar de los tratamientos caseros, sí presenta dolor súbito y fuerte, sí hay sangrado, sí el dolor inicia después de una lesión, sí presenta enrojecimiento o inflamación de la articulación, ya que puede requerir una atención médica especializada.

Véase también:

Fuentes Consultadas

  1. B Castelló, CM Romero. El calzado en las Embarazadas. Estudio Estadístico. Nexusmedica.com El Peu, 2009. http://www.nexusmedica.com/web/articulos/r667/a17794/pe-29-3-002.pdf
  2. Fall Prevention: Out with the Old Shoes, Old Habits Mayo Clinic Health Letter. Fecha de publicación: Junio 2011. http://www.mayoclinic.org/news2011-mchi/6331.html
  3. Foot Pain. Medline Plus.U.S National Library of Medicine. Fecha de publicación: Enero 2012  http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003183.htm

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.