Ejercicio y relajación, excelentes complementos para el manejo de la fibromialgia

ejercicio-y-relajacion--excelentes-complementos-para-el-manejo-de-la-fibromialgia
Comparte

Por su fuerte contenido psicosomático se ha pensado que para el manejo de los pacientes con fibromialgia, además de la terapia farmacológica, es conveniente combinar técnicas de relajación, ejercicio aeróbico y la consejería psicológica que pueden ser de gran ayuda.

Numeroso estudios lo demuestran, para ilustrar a nuestros lectores haremos  referencia a dos ellos:

El primero es un estudio publicado en la revista española “Medicina Clínica” que indica que un adecuado programa de ejercicios aeróbicos combinado con técnicas de relajación progresiva contribuyen a mejorar la sintomatología de los pacientes con fibromialgia.

El estudio buscaba analizar el impacto que tendría la aplicación de un programa combinado que incluyera una rutina permanente y sostenida de ejercicios aeróbicos y la aplicación de técnicas sencillas de relajación, sobre el nivel de ansiedad, la calidad del sueño, los estados depresivos y la calidad de vida general de los pacientes con fibromialgia.

Los datos obtenidos revelan que después de la aplicación del programa mencionado, se observó una mejoría significativa en los pacientes debido a que disminuía el grado de ansiedad, aumentaba la duración del descanso nocturno, mejoraba la condición física general y disminuía el dolor corporal.

Por esta razón el estudio concluyo que este programa ayuda al bienestar de los pacientes.

El segundo estudio, publicado muy recientemente por la American College of Rheumatology de los Estados Unidos en el cual participaron 170 pacientes con fibromialgia concluyo que un aumento progresivo en la frecuencia del ejercicio  durante al menos 12 semanas, mejora la función física y el bienestar general de los pacientes con fibromialgia.

Los participantes iniciaron con una rutina de ejercicio moderado durante dos sesiones semanales de 10 minutos cada una y aumentaron a cuatro sesiones semanales de 30 minutos cada una, durante 9 meses, a un ritmo que no superó el 60 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima para caso, según el Dr. Anthony Kaleth, quien diseñó las rutinas.

Al final del estudio, 27 participantes habían sostenido la intensidad del ejercicio durante nueves meses, 68 aumentaron el esfuerzo físico durante tres meses y luego volvieron a la intensidad inicial y 75 no hicieron más actividad física que al inicio del estudio.

Los dos primeros grupos manifestaron menor deterioro físico y mayor bienestar general que los que no aumentaron el esfuerzo físico, adicionalmente el aumento gradual sostenido de la intensidad del ejercicio se asocio con una reducción del dolor.

"Una de las mejores actividades terapéuticas para la fibromialgia es el ejercicio", dijo Kaleth. "Nuestro estudio lo confirmó", agregó el especialista.

Por esta razón, aunque se sabe que el ejercicio físico regular ayuda a mantener una buena salud en todas las personas, a los pacientes con fibromialgia se recomienda adherirse a un programa que incluya ejercicio físico de bajo impacto mecánico que aumente progresivamente, combinado con  técnicas sencillas de relajación y manejo del estrés, esto ayudara a mejoran la calidad del sueño , disminuir el dolor y mejorar el estado de ánimo general del paciente.

Véase también:

Fuentes de Consulta

  1. Guidelli GM, Tenti S, De Nobili E, Fioravanti A. Fibromyalgia syndrome and spa therapy: myth or reality? Clin Med Insights Arthritis Musculoskelet Disord. 2012; 5: 19-26.
  2. Arcos-Carmona IM, et al. Efectos de un programa de ejercicios aeróbicos y técnicas de relajación sobre el estado de ansiedad, calidad del sueño, depresión y calidad de vida en pacientes con fibromialgia: ensayo clínico aleatorizado. Med Clin (Barc). 2011;137.
  3. Ortega E. ¿Por qué el ejercicio físico puede mejorar los síntomas de la fibromialgia?. Med Clin (Barc). 2011;137:

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.