El uso de piscinas puede causar conjuntivitis en los niños

el-uso-de-piscinas-puede-causar-conjuntivitis-en-los-ninos
Comparte

La conjuntivitis hace referencia a la inflamación de la conjuntiva, que corresponde a una membrana transparente que recubre el globo ocular y los párpados. La conjuntivitis puede ser causada por procesos alérgicos, bacterias, virus o exposición a sustancias químicas (ver conjuntivitis).

Piscina, desencadenante de la conjuntivitis en niños

Las causas más comunes de conjuntivitis en los niños son los procesos alérgicos propios de las estaciones secas y las infecciones virales -la cual se denomina queratoconjuntivitis-, secundaria a infecciones como el resfriado común y la otitis. Si bien la conjuntivitis puede adquirirse en cualquier parte, se ha visto que uno de los ambientes que puede predisponer a su aparición son las piscinas.

Por un lado, resulta lógico pensar que el proceso de mantenimiento de las piscinas, realizado con cloro, puede ser la principal razón para desarrollar conjuntivitis, pues el cloro es una sustancia química que puede ocasionar alergia e irritación en la conjuntiva. No obstante, algunos estudios recientes y algunos casos del pasado, parecen indicar que la causa es muy diferente.

En julio de 1982, en un pequeño condado al este de Oklahoma, en Estados Unidos, se presentó una epidemia de faringoamigdalitis (infección de la faringe y las amígdalas) que se acompañaba en la mitad de los casos de conjuntivitis. Lo que llamó la atención de las autoridades y los investigadores a cargo del caso, fue que las personas y los niños que desarrollaron la enfermedad, habían utilizado la piscina comunitaria en el mes de julio.

Después de indagar, se encontró que el sistema de limpieza de la piscina estuvo funcionando mal durante algunos días, lo que permitió la propagación del virus causante de la infección. El virus asociado a la enfermedad fue el adenovirus tipo 7a. En encuestas posteriores se evidenció, además, que las personas que refirieron haber tragado agua de la piscina desarrollaron más la enfermedad que aquellas que reportaron no haberla tragado.

El adenovirus es un virus que consta de 51 tipos diferentes, de los cuales dos tercios pueden afectar la salud humana causando infecciones de las vías respiratorias, gastrointestinales, de los oídos y de los ojos.

Desde el episodio de Oklahoma, se corroboró lo que se venía sospechando años atrás, pues se entendió más claramente que el uso de las piscinas puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de ciertas infecciones respiratorias, del oído y de la conjuntiva, debido a la presencia del adenovirus en el agua, el cual podía sobrevivir incluso en las piscinas con cloro por un determinado número de días, si el agua no recibía un adecuado tratamiento.

Algunos estudios recientes han identificado que hasta un 32% de las fuentes de agua recreacionales pueden tener la presencia de algún tipo de adenovirus que afecta a los humanos en concentraciones importantes, lo que sugiere que deben aumentarse los mecanismos de vigilancia y control a las piscinas, y que los padres deben prestar especial atención a los centros recreativos donde los niños las utilizan, para asegurarse de que los procesos de mantenimiento del agua son los adecuados.

Adicionalmente, los padres deben estar atentos y conocer muy bien los síntomas de la queratoconjuntivitis, pues uno de los mecanismos de prevención de la propagación de la infección por adenovirus, es que, ante la presencia de una conjuntivitis viral, se debe evitar el uso de piscinas durante por lo menos 7 a 15 días. También los padres deberán estar atentos a la aparición de los síntomas, especialmente en los niños, después del uso de una piscina de la cual se desconocen los procesos de limpieza y mantenimiento para consultar de manera temprana al médico.

Véase también:

Bibliografía

  1. Mena KD, Gerba CP. Waterborne adenovirus. Rev Environ Contam Toxicol. 2009; 198:133 – 67.
  2. Jiang SC. Human adenovirus in wáter: ocurrence and health implications: a critical review. Environ Sci Technol. 2006;40(23):7132 – 40.
  3. Turner M, Istre GR, Beauchamp H, Baum M, Arnold S. Community outbreak of adenovirus type 7ª infections associated with swimming pool. South Med J. 1987;80(6):712 – 5.

Redacción Salud. Editores Académicos SAS. Marzo de 2015.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.