Enfermedades en el jardín infantil

enfermedades-en-el-jardin-infantil
Comparte

El ingreso a sala cuna y  jardines infantiles es siempre motivo de angustia para los padres y  para los mismos pequeños ya que representa enfrentarse a una serie de cambios que generan gran expectativa y angustia, no solo por el inicio de esta nueva etapa y el despego parcial de la familia,  también por el contacto con otros niños y con sus cuidadores.

Estos nuevos contactos traen consigo aspectos muy positivos como el relacionamiento y la socialización con niños de su edad, pero aumenta el riesgo  de contraer enfermedades, especialmente de tipo infeccioso debido a la mayor exposición a micro organismo presentes en el ambiente o en compañeritos contagiados.

Enfermedades más comunes en el jardín infantil

Las enfermedades infecciosas más comunes que se pueden presentar en guarderías y jardines infantiles son aquellas producidas virus, bacterias y parásitos que pueden localizarse con mayor frecuentemente en las vías respiratorias, las gastrointestinales y  la piel.

Dentro de las enfermedades más frecuentes ocasionadas por virus se encuentran la gripa, la influenza,  la enfermedad diarreica aguda y las eruptivas como el sarampión, las paperas, la rubéola, y la varicela. La hepatitis tipo A puede presentarse pero es menos frecuente debido al aumento de la vacunación.

De las infecciones ocasionadas por las bacterias es frecuente encontrar  amigdalitis bacteriana debido al contagio con el estreptococo beta hemolítico del grupo A y las neumonías debidas al contagio con neumococo.

Las parasitosis son muy comunes especialmente por el contagio de amebas y oxiuros y  giardias  a nivel intestinal, y la sarna y los piojos en la piel.

Formas de Trasmisión

Las trasmisión de estas enfermedades se presenta por diversas vías, como:

  • Vía respiratoria: el micro organismo presente en las gotitas que salen de la boca del niño contagiado cuando habla, tose o llora, permanecen en el ambiente e ingresan en un niño sano por la vía respiratoria.
  • Vía oro-fecal: las parásitos presentes en la material fecal pueden ser trasmitidos por contacto directo llevando luego las manos a la boca, o por contacto con alimentados contaminados.
  • Transmisión por piel: algunas infecciones se trasmiten por contacto directo a través de la piel y las mucosa.

Medidas de Prevención

Aunque evitar el contagio de nuestros niños con enfermedades infecciosas cuando inician su etapa escolar es muy difícil, si existen algunas importantes medidas que ayudan a disminuir el riesgo, esta incluyen:

Fortalecer el sistema inmunológico

En primer y más importante aspecto a tener en cuenta para prevenir la trasmisión de enfermedades infecciosas en los pequeños, es estimular la vacunación. Todos los niños que asisten a una institución educativa deben tener como mínimo el esquema de oficial de vacunación al día.

La inmunidad pasiva obtenida de la madre se pierden entre los 6 y 12 meses, tiempo en el cual el niño debe contar con suficientes defensas. Los pediatras recomiendan, además de la leche materna durante los primeros meses de vida y la aplicación de las vacunas, una buena alimentación para fortalecer estas defensas; el zinc y la vitamina D son elementos que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, así como probióticos que según un estudio realizado en 18 jardines de Finlandia  durante 7 meses con 571 niños de edades entre 1 y 6 años, permitió evidenciar que su ingesta ayuda a reducir en un 17% las infecciones respiratorias y en un 19% la formulación  de antibióticos.

Existe un importante elemento cuya suplementación en la dieta es indispensable para que el sistema inmunitario se fortalezca y funcione adecuadamente, se trata del ZINC; una revisión publicada recientemente por la revista Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, muestra resultados muy positivos sobre la inclusión de zinc en la dieta de los menores ya que ayuda a prevenir diversas enfermedades infecciosas como la diarrea, la hepatitis y los resfriados;  además el zinc interviene en la división y crecimiento de las células ayudando a la cicatrización de heridas.

Uso de ropa adecuada

Los niños se deben proteger de cambios bruscos de temperatura y de la exposición a la humedad, durante los meses de frio e invierno los niños están más expuestos a contraer enfermedades respiratorias que pueden ir desde el resfrío común hasta enfermedades más complejas, por esto es recomendable utilizar ropa adecuada que los proteja del frío, especialmente en las mañanas o en las tardes cuando las temperaturas son más bajas.

Diversos estudios demuestran que durante los meses de invierno, más del 30% de los niños falta al jardín por enfermedades como la bronquitis aguda y el resfrío común.

Buena higiene

La Fundación Integra dedicada al bienestar de los niños chilenos en la primera infancia, y la presidencia de la republica de Colombia han emitido información relevante sobre las medidas sanitarias que deben implementar los colegios y jardines infantiles para asegurar una adecuada higiene, lo que disminuye el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas y asegura el bienestar de los pequeños,  esta información debe ser conocidas por los padres para supervisar y exigir que se cumpla, las medidas recomendadas son:

  • No exceder el número máximo de niños que, de acuerdo con el espacio físico, está en capacidad de atender.
  • Garantizar la adecuada higiene de las instalaciones, esto incluye la limpieza periódica de paredes, pisos, ventanas y puertas con jabón y solución de agua de cloro; colocar bolsas de plástico en todos los botes de basura y permitir la ventilación y entrada del sol a los salones y espacios cerrados.
  • Contar con agua suficiente para el aseo y el uso de sanitarios, el lavado de utensilios para la comida y la cocina y otras acciones de higiene y limpieza en general.
  • Garantizar la higiene del mobiliario de la institución, el material didáctico, juguetes y en general de todo el material que es manipulado e intercambiado por los niños y las niñas, estos de deben limpiar frecuentemente con agua y jabón.
  • Las colchonetas y materiales de tela deben lavarse con agua y jabón preferiblemente cada tercer día y exponerlos al sol
  • Los espacios donde se consumen alimentos, así como los utensilios para prepararlos y consumirlos, se deben limpiar con agua, jabón y cloro (en disolución recomendada) para desinfectar.
  • Todo el personal debe cumplir con las recomendaciones de lavado frecuente de manos y enseñar y supervisar la técnica de lavado de manos de los niños y niñas.
  • No compartir platos, vasos, cubiertos, comida ni utensilios de limpieza personal como cepillo de dientes o toallas.
  • Se debe garantizar en los baños el agua y jabón para el lavado de manos y, preferiblemente, toallas desechables para el secado.

Señales de alarma

En caso de presentar dos o más de los siguientes síntomas: fiebre, dolor de cabeza, tos, dolor muscular o de articulaciones, congestión o secreción nasal, el personal que labora en estas instituciones, debe tomar medidas como llamar de inmediato a los padres o al servicio de ambulancia (dependiendo de la severidad de los síntomas), alejar al menor enfermo del contacto con otros niños y personal de atención, y cumplir con las medidas higiénico sanitarias recomendadas de lavado de manos, uso de tapabocas y consulta médica, según evolución de los síntomas.

Estas prácticas son indispensables ya que está probado que las infecciones respiratorias son de dos a tres veces más frecuentes en los niños que asisten a guarderías que en los que se quedan en casa.

Factor medio ambiental

Más allá de los riesgos de contagio de enfermedades la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la contaminación ambiental es responsable de cerca de dos millones de muertes prematuras al año, de las cuales cerca de la mitad son menores de 5 años afectados por neumonías.

Igualmente la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) sostiene que el 30 por ciento de las enfermedades infantiles están asociadas a la contaminación ambiental, por lo cual es responsabilidad de todos contribuir para tener un medioambiente más saludable para nuestros hijos.

Fuentes Consultadas

Organización Mundial de la Salud

Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

http://www.abcdelbebe.com

Consejos para la entrada al jardín. Pediatría al día.

Políticas de bienestar. Fundación Integra

Ananda S. Prasad. Zinc: role in immunity, oxidative stress and chronic inflammation. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care 2009, 12:646–652

Overbeck S, Rink L, Haase H. Modulating the immune response by oral zincsupplementation: a single approach for multiple diseases. Arch Immunol TherExp 2008; 56:15–30.

Bao B, Prasad AS, Beck FWJ, et al. Zinc supplementation decreases oxidative stress, incidence of infection, and generation of inflammatory cytokines insickle cell disease. Translational Res 2008; 152:67–80.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.