¿Existe el estrés en niños?

existe-el-estres-en-ninos
Comparte

El estrés es una reacción natural de todo ser vivo ante situaciones que no puede controlar y en los niños podemos observarlo en cada período de su vida, incluyendo el nacimiento, que ya de por sí es una situación estresante.

Existen niveles de estrés que son normales y tolerables asociados a los cambios en el desarrollo de los pequeños como el control de esfínteres, la primera salida al colegio, la separación de los padres o la llegada de un hermanito.

De acuerdo a las condiciones el estrés puede ser positivo o negativo, la licenciada en psicología y en educación preescolar Tatiana Arévalo Dupont dice que es positivo cuando sirve como motivador para realizar algo provechoso y su duración es breve; en cambio se vuelve negativo cuando se prolonga en exceso, interfiere en la vida de las personas y deja consecuencias físicas.

Una manera fácil de establecer el nivel de estrés en los niños es observando su comportamiento, las variaciones en su estado de animo, humor, los tics nerviosos; como morderse las uñas, halarse el cabello, chuparse los dedos o los síntomas físicos como dolores de estómago, mala digestión o falta de concentración.   

La mejor forma de apoyar al pequeño es ayudándole a comprender la situación y enseñarle con el propio ejemplo de los padres cómo enfrentar y cómo recuperarse frente a las dificultades.

Manejar el estrés es todo un estilo de vida para lo cual tenemos mucho que aprender de la cultura oriental y se puede lograr utilizando técnicas de respiración, escuchando música tranquila, haciendo ejercicio moderado y concentrándonos en cosas que nos produzcan paz interior.

El refugio natural de todo ser humano es el hogar  y por eso el menor debe encontrar tranquilidad y seguridad en este, todo parte de allí.  

Un ejemplo de estrés negativo es el estudio difundido por la UNICEF  sobre la situación en la franja de Gaza  donde más del 80 por ciento de los niños palestinos padecen “estrés psicosocial” y un “severo trauma emocional”  como consecuencia del conflicto bélico con Israel.

El reporte del organismo internacional indica que el 62,2%  de los menores siente angustia, el 88% miedo y el 64,8% tiene dificultades para concentrarse en la escuela.

El estudio, basado en una encuesta realizada entre 545 niños y adolescentes palestinos entre el 24 y el 25 de noviembre últimos, indica que el 92% de los niños menores de 12 años y el 94,7% de los adolescentes entre 13 y 17 años manifiestan asustarse con los ruidos y el 70%, en ambas franjas de edad aseguran tener pesadillas con frecuencia.

Para hacer frente a esta situación el portavoz de UNICEF, Marixie Mercado, anunció que se abrieron 21 espacios familiares para ayudar a madres y niños que sufren de estrés extremo, y otros 15 centros donde se atienden específicamente a los adolescentes con ayuda psicosocial y actividades recreativas como deportes, teatro, música y arte.

La terapia anti estrés en cualquier caso, según Arévalo Dupont, debe estar basada en anticipar al niño las situaciones estresantes como las que produce una amenaza externa, la vista al odontólogo o la salida de viaje, adicionalmente es importante hacerle notar que siempre cuenta con nuestra ayuda.

El proyecto de vida también es importante y debe ser analizado con el menor ya que mientras más reales y alcanzables sean sus metas menos estrés le producirá.

La mejor forma de enfrentar un problema es compartiéndolo y por eso siempre se debe escuchar a los niños sin criticarlos y enseñándoles que es conveniente pedir ayuda.

El estrés también debe ser manejado desde el punto de vista fisiológico teniendo en cuenta que el cuerpo produce gran cantidad de adrenalina que lo mantiene alerta y preparado y que luego es necesario eliminar; lo cual se logra con una actividad desestresante, que como dijimos anteriormente puede ser escuchar música suave, descansar o practicar un deporte.

De todas formas cualquier programa el anti estrés debe estar enfocado en dejar de pensar o al menos alejarse de la situación que está causando la ansiedad.

Lo anterior no indica que los niños se escuden en el estrés para dejar a un lado sus obligaciones, o lo que es peor, que pierdan el rumbo y dejen de luchar por sus verdaderas metas.

Véase también:

Fuentes consultadas:

  1. Tatiana Arévalo Dupont: licenciada en psicología y en educación preescolar.
  2. http://cnnespanol.cnn.com/2012/11/12/papas-los-hijos-tambien-sufren-de-estres-ayudenlos-a-liberarse/

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.