Insomnio: epidemia de salud pública

insomnio--epidemia-de-salud-publica
Comparte

Debido al creciente número de personas que padecen trastornos del sueño a nivel mundial, los gobiernos y asociaciones privadas han prestado una mayor atención a este flagelo siendo considerado, cada vez más,  como un tema de salud pública.



¿qué consecuencias trae el insomnio?

Quedarse dormido involuntariamente, dormirse mientras maneja y tener dificultad para realizar las tareas cotidianas a causa de la somnolencia son hechos que pueden traer serias consecuencias. Actualmente se ha determinado que no dormir lo necesario está asociado con accidentes automovilísticos (El Departamento Nacional de Transporte estima que manejar con somnolencia ocasiona 1,550 muertes y 40,000 lesiones no fatales anualmente en los Estados Unidos), desastres industriales, y errores en la práctica profesional, especialmente en profesionales sanitarios, entre otros.

El Centro Nacional de Investigación de Trastornos del Sueño de los Estados Unidos lidera y apoya un programa de vigilancia de los patrones de sueño de la población estadounidense y ha emitido dos nuevos informes en los cuales se observa que la prevalencia de conductas poco saludables asociadas con el sueño entre adultos estadounidenses evidencian una vez más que la falta de sueño es una gran preocupación para la salud pública.

¿Quiénes padecen de insomnio?

Para identificar estas conductas, se decidió incluir en la encuesta nacional de nutrición y salud (NHANES por sus siglas en inglés)  un cuestionario sobre trastornos del sueño para los participantes de 16 años en adelante. Los resultados se analizaron en conjunto con los datos de los dos ciclos de encuestas anteriores (2005-2006 y 2007-2008) e incluyó 10,896 personas encuestadas mayores de 20 años. Los datos revelaron que el sueño de corta duración es más común entre adultos de 20 a 39 años (37.0%) o de 40 a 59 años (40.3%) que entre los adultos mayores de 60 años (32.0%), y entre personas de raza negra no hispanas (53.0%) en comparación con personas de raza blanca no hispanas (34.5%), estadounidenses de origen mexicano (35.2%), o aquellos de otra raza y etnia (41.7%). Los adultos que informaron dormir menos de las 7 a 9 horas recomendadas por noche tenían más probabilidades de tener dificultad para realizar muchas tareas diarias.

En otro estudio realizado por el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS por sus siglas en inglés) se incluyó una pregunta  sobre la percepción de la falta de descanso o de sueño en 2008. El análisis  determinó que de 74.571 adultos encuestados en 12 estados, el 35.3% informó haber registrado menos de 7 horas de sueño durante un período común de 24 horas, el 48.0% informó haber roncado, el 37.9% informó haberse quedado dormido involuntariamente durante el día al menos una vez durante el mes anterior, y el 4.7% informó haber cabeceado o haberse quedado dormido mientras conducía al menos una vez durante el mes anterior. Este es el primer informe de vigilancia que incluye cálculos aproximados sobre manejar somnoliento y quedarse dormido involuntariamente durante el día.

¿Qué puede causar el insomnio?

La falta de sueño puede ser causado por factores sociales de gran escala tales como el acceso a la tecnología las veinticuatro horas del día y los extensos horarios laborales, y los trastornos del sueño, como el insomnio o la apnea obstructiva del sueño, que también juegan un papel importante.

Aproximadamente 50 a 70 millones de adultos en los EE.UU. tienen trastornos del sueño o insomnio. En particular, el ronquido es un indicador importante de la apnea obstructiva del sueño.

Las personas que no duermen lo necesario también son más propensas a padecer enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, depresión y obesidad, así como cáncer. Tienen un mayor índice de mortalidad y una menor calidad de vida y productividad.

Como resultado final de los estudios anteriores, La Fundación Nacional del Sueño de los Estados Unidos sugiere que los adultos sanos necesitan de 7 a 9 horas de sueño por día sin interrupciones, y los niños en edad escolar puede requerir 10 a 11 horas de sueño diariamente.

Véase también:

Fuentes

  1. Instituto de Medicina Sleep Disorders and Sleep Deprivation: An Unmet Public Health Problem. Washington, DC: The National Academies Press; 2006.
  2. Departamento de Transporte de EE. UU., Administración Nacional para la Seguridad del Tránsito en Autopistas, Centro Nacional de Investigación de Trastornos del Sueño, Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre. Drowsy driving and automobile crashes [Sitio web de la Administración Nacional para la Seguridad del Tránsito en Autopistas]. Disponible en http://www.nhtsa.gov/people/injury/drowsy_driving1/Drowsy.html#NCSDR/NHTSA (en inglés) Ingresado el 10 de febrero de 2011.
  3. Schoenborn CA, Adams PF. Health behaviors of adults: Estados Unidos, 2005–2007. Centro Nacional de Estadísticas de la Salud. Vital Health Stat 10(245). 2010.
  4. CDC: Vigilancia de comportamientos de riesgo en la juventud—Estados Unidos, 2009. MMWR 2010;59:SS-5.
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.