Los medicamentos para la gastritis no producen arritmias

los-medicamentos-para-la-gastritis-no-producen-arritmias
Comparte

La gastritis, que se presenta cuando el estómago se inflama, es la enfermedad más común en los colombianos; según las estadísticas, el 80% de la población la padece. Dicha inflamación puede durar poco tiempo (gastritis aguda) o, por el contrario, dilatarse durante meses e incluso años (gastritis crónica).


¿Qué puede desencadenar la gastritis?

Entre las causas más frecuentes de gastritis se encuentran la infección del estómago por una bacteria llamada Helicobacter pylori (H. pylori), el uso prolongado de antiinflamatorios no esteroideos (como la aspirina, el acetaminofén y el ibuprofeno), el consumo de alcohol, de drogas y el estrés (ver más: Gastritis).   

A pesar de que muchas personas con Gastritis no manifiestan síntomas, otras pueden referir dolor o ardor en la porción superior del abdomen. El médico puede sospechar que un paciente tiene gastritis basado en la historia clínica y el examen físico, sin embargo, el diagnóstico definitivo se establece con una endoscopia.

¿Cómo tratar la gastritis?

El manejo depende de la causa. Además de suspender los antiinflamatorios no esteroideos, el alcohol, el estrés, etc., es bastante probable que el médico formule un tratamiento farmacológico con Inhibidores de la Bomba de Protones (IBP), de los cuales el omeprazol es el más conocido y utilizado ya que es altamente seguro y efectivo.

El esomeprazol, el lansoprazol y el pantoprazol, entre otros, también hacen parte de este grupo de medicamentos. Los IBP alivian los síntomas de estas condiciones al disminuir la producción de ácido por parte del estómago. En general, son medicamentos efectivos cuyos efectos secundarios son infrecuentes.  

En los últimos años algunos estudios habían sugerido que podía existir una relación entre el consumo crónico de los inhibidores de la bomba de protones y la hipomagnesemia, una condición que puede causar ritmo cardíaco irregular.

La hipomagnesemia se produce cuando los niveles de magnesio en la sangre se encuentran por debajo del límite inferior
y como el magnesio es indispensable para el funcionamiento del corazón y su sistema eléctrico, un déficit de este electrolito puede originar estos trastornos de la frecuencia o del ritmo cardíaco, haciendo que el corazón lata muy rápido (taquicardia), muy lento (bradicardia) o de manera irregular.

En ese sentido, estos hallazgos generaron preocupación porque, como se mencionó, los Inhibidores de la Bomba de Protones (IBP) son los medicamentos más formulados para el manejo de afecciones como la gastritis y otras patologías gastrointestinales.

No obstante, un nuevo estudio publicado por la reconocida revista Journal of Clinical Pharmacology indica que los medicamentos del grupo IBP, no se asocian con arritmia cardiaca. Uno de los aspectos más importantes de esta investigación es que incluyó a más de 8.000 pacientes críticamente enfermos.

En el estudio los investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center en Boston, Massachusetts (Estados Unidos), examinaron si la exposición a IBP se correlacionaba con signos de arritmia. Estos signos fueron evaluados mediante un electrocardiograma realizado al momento de ingreso de los pacientes al hospital. El doctor Kenneth P. Chen —investigador principal— y sus colegas concluyeron que, en esta gran cohorte de pacientes críticamente enfermos, la exposición a IBP no se asoció con un riesgo aumentado de arritmia cardiaca.

Muy pocos estudios habían explorado la relación entre los IBP y el riesgo de arritmia directamente, por lo que la presente investigación constituye un paso significativo para corroborar la seguridad y dilucidar los efectos secundarios de estos medicamentos tan ampliamente consumidos en Colombia y el mundo.

Véase también:

Fuentes

Chen KP, Lee J, Mark RG, Feng M, Celi LA, Malley BE, Danziger J. Proton pump inhibitor use is not associated with cardiac arrhythmia in critically ill patients. J Clin Pharmacol. 2015 Feb 6.

Por: Redacción Salud. Editores Académicos SAS. Febrero 26 de 2015.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.