Manejo de la ansiedad en tiempos de alto estrés

manejo-de-la-ansiedad-en-tiempos-de-alto-estres
Comparte

La ansiedad es un sentimiento, no sólo espiritual sino también físico, que te invade de miedo, zozobra, angustia, desolación, pero sobre todo de culpa.
La ansiedad bloquea tus sentidos, y lo que es peor, tu raciocinio. No te deja actuar con cabeza fría sino que te hace actuar como consecuencia de la angustia y el miedo; tratas de encontrar una causa, una respuesta a tu ansiedad para ir exactamente a lo que te la está produciendo. Buscas calmarla, así eso que la ‘calme’ vaya en detrimento de ti misma..

Esa ansiedad, que tan valientemente describe una persona que la siente y la sufre con frecuencia, es una sensación que todos en algún momento hemos sentido. Un “hueco en el estómago” que nos quita la tranquilidad y, por lo mismo, hace que queramos hacerla desaparecer. El problema es que ese deseo voluntario y consciente por ‘quitarla’, acaba generando el efecto completamente contrario: la aumenta.

Querer hacer desaparecer la ansiedad, en un comienzo, puede parecer imposible.
Se vuelve aún más difícil cuando estamos enfrentados a una situación que nos genera estrés: una pelea con un amigo o un colega de trabajo, un problema familiar, terminar una relación de pareja, no estar a la altura de las expectativas de nuestros jefes y colegas, etc. Combatir nuestra ansiedad, sobre todo en momentos de estrés, desencadena un círculo vicioso que mantiene e incrementa tanto la ansiedad como el estrés, hasta que nos bloqueamos, y ese bloqueo se puede manifestar en la pérdida de control sobre nuestras propias reacciones emocionales, en un llanto incontrolable, en sentirnos incapaces de hacer cualquier cosa, e incluso puede llegar a generar un ataque de pánico.  

Por tal motivo, el desafío que nos impone la ansiedad es abstenernos de combatirla, y en su lugar ser capaces de aceptar que está ahí, observándola sin calificarla como ‘lo peor’. De esa manera evitamos entrar en una ‘guerra’ con nosotros mismos que nos acaba llevando a aumentarla y a perder el control. La ansiedad se vence sin combatirla (Nardone, 2003), teniendo en cuenta que el primer paso para la transformación es la aceptación.

Véase también:

Fuentes

  Ximena Sanz de Santamaria Cárdenas.
 Psicóloga con opción en Antropología de la Universidad de Los Andes. Master en Terapia Breve Estratégica (Arezzo, Italia 2008–2009). Trabajó como psicóloga en el Servicio de Atención Psicológica (SAP) de la Universidad Nacional actualmente hace parte de la línea de Psicología clínica y bienestar psicológico de la Universidad Nacional y es columnista de la revista Semana online.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.