¿No puede dormir? ¡El 90% de la población mundial tampoco!

el-insomnio
Comparte

Considerando las complicaciones que ocasiona, el insomnio debería recibir mayor atención médica y del Estado ya que afecta, no solo a las personas que lo padecen, sino a la sociedad y a la economía en general.

¿Qué es el insomnio?

A nivel global se han realizado diversos estudios que demuestran que el insomnio es un problema grave que incide negativamente  en la salud y calidad de vida de la población, impactando de forma directa la economía de los países ya que representa una pérdida equivalente a ocho días de productividad al año por cada trabajador afectado. Una investigación realizada en varias empresas estadounidenses concluyó que los empleados con insomnio le costaron hasta 3.225 dólares al año.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más del 90% de la población experimenta algún grado de privación del sueño en algún momento de su vida, lo que de por si advierte la dimensión de este problema.

De hecho, se ha logrado establecer  que al permanecer despierto por más de 17 horas, se altera el estado de alerta, los reflejos y el tiempo de reacción, lo que equivale a tener 0,5 gramos de alcohol en la sangre, que es el límite legal permitido.

El insomnio produce no solamente ojeras y cansancio, también provoca falta de concentración y somnolencia que resultan sumamente peligrosos a la hora de realizar actividades que requieran atención permanente y en general actividades cotidianas, una prueba de estas alteraciones está consignada en el reporte del Instituto para la Seguridad en el Transporte de los Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés), en el cual se afirma que el 31% de los accidentes viales en este país ocurren como consecuencia de la falta de sueño.

Un estudio presentado en el  XXX Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar -celebrado en junio de 2010 en la ciudad de Valencia-  indica que uno de cada tres pacientes aquejados de insomnio sufre un trastorno de salud mental, especialmente depresión.

Signos de alarma y consecuencias

Es importante estar atentos a los signos de alerta ya que algunas personas no advierten en qué momento están padeciendo esta enfermedad y piensan que un descanso de 4 a 5 horas diarias es suficiente, sin embargo, investigaciones realizadas en el Reino Unido con 6.800 personas, demostraron que dormir menos de 7 horas diarias aumenta en un 15% las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y en un 48% las posibilidades de fallecer por una enfermedad del corazón.

Las personas que duermen cuatro horas o menos cada noche tienen un 75% más de opciones de padecer obesidad, ya que la privación del sueño puede afectar las hormonas del apetito. No dormir lo suficiente causa fatiga, hipertensión y un mayor riesgo de desarrollar diabetes o aumento de peso.
 
Para descansar no es suficiente dormir. Los especialistas recomiendan hacerlo en las condiciones adecuadas teniendo en cuenta el lugar, el ambiente y los horarios. El  solo hecho de dormir no garantiza que podamos reponer la energía que necesitamos para desarrollar normalmente nuestras actividades diarias.

De hecho, personas que se desempeñan en oficios que requieren un alto grado de concentración corren el riesgo de accidentes si sufren de insomnio.

El insomnio es un trastorno del sueño que se produce por causas muy variadas como el consumo excesivo de estimulantes, el alcohol, la nicotina u otros factores que se relacionan con perturbaciones emocionales como la depresión y la ansiedad, con problemas de salud como dificultades respiratorias, hiperactividad del sistema nervioso, dolor o simplemente por problemas de tipo personal o afectivo.

Consultar con los médicos especialistas es de suma importancia para establecer las causas del insomnio así, por ejemplo, cuando se necesita generar comportamientos y hábitos que faciliten dormir se recure a un acompañamiento psicológico en el que se utilizan técnicas de relajación y terapia cognitiva para el manejo de las preocupaciones y pensamientos que interfieren con el sueño.

Cuando se trata de mejorar simplemente la calidad del sueño el médico recurre a un tratamiento farmacológico con medicamentos que por lo general se toman por corto tiempo para prevenir los efectos que puedan tener sobre el sistema nervioso central.

Léase también:

Fuentes

Página WEB OMS
Centro de Noticias OPS/OMS Bolivia

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.