Pánico

Comparte

El trastorno de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad, que provoca “ataques de pánico”, sensaciones repentinas de terror sin un motivo aparente.
Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar y sin previo aviso. En algunos casos, el miedo domina la vida de las personas y llegar al extremo de no pueden abandonar sus casas.
La persona puede tener miedo de otra crisis y evitar los lugares en los que sufrió una crisis anteriormente.

Síntomas

Las personas con trastorno de pánico tienen repentinos y repetidos ataques de miedo que duran varios minutos, en ocasiones los síntomas pueden durar más tiempo. Se caracterizan por temor a que ocurra algún tipo desastre y perder el control. Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento y muchas personas se preocupan por la posibilidad de tener otro ataque.
Las personas con trastorno de pánico experimentan:

  • Repentinos y repetidos ataques de miedo.
  • Sensación de estar fuera de control durante el ataque.
  • Sensación de estar viendo en un mundo o una situación irreal.
  • Preocupación intensa sobre cuándo ocurrirá el próximo ataque.
  • Síntomas físicos que incluyen: Latidos fuertes del corazón, sudoración, debilidad, desmayos, sensación de calor o escalofríos, hormigueo o adormecimiento en las manos, dolor en el pecho, sensación de náuseas y dolor de estómago.

Causas

A menudo el trastorno de pánico inicia en las últimas etapas de la adolescencia o a comienzo de la edad adulta. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres, pero no todos los que tienen ataques de pánico desarrollarán trastorno de pánico.
Las causa más conocidas son:

  • Herencia: A veces el trastorno de pánico es hereditario, pero nadie sabe con seguridad por qué algunas personas de la misma familia lo tienen y otras no.
  • Alteraciones Bioquímicas: Cuando las sustancias bioquímicas del cerebro no están en el nivel adecuado, pueden generar trastorno de pánico. Por eso, los medicamentos a menudo ayudan a aliviar los síntomas, porque hacen que los químicos del cerebro permanezcan en los niveles correctos.

Tratamiento

La mayoría de las personas mejoran con un tratamiento que involucra medicamentos y psicoterapia, esta puede ayudarle a identificar y cambiar los patrones de pensamiento que conduzcan al pánico.
La farmacoterapia puede incluir medicamentos del grupo de los antidepresivos como la Paroxetina, que se usan por largos periodos y los ansiolíticos (que quitan la ansiedad) como el Clonazepam y el Alprazolam, que se usan por periodos cortos, pero en todos los casos debe ser dirigida por un especialista.

Consulte con su médico.

Fuentes

  1. Trastorno de Pánico. The National Institute of Mental Health (NIMH). the National Institutes of Health (NIH). http://www.nimh.nih.gov
  2. Mayo Clinc. Panic attack. http://www.mayoclinic.com/health/panic-attacks/DS00338
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.