Paternidad un vínculo que se construye

paternidad-un-vinculo-que-se-construye
Comparte

El término Paternidad hace referencia a la cualidad de ser padre o progenitor masculino, a  diferencia de lo que sucede con los animales. La connotación de padre en los seres humanos civilizados es una institución que excede lo biológico de la reproducción e incluye una función de autoridad,  cuidado y protección.
Desde el punto de vista legal la paternidad establece una responsabilidad económica que obliga a la manutención, cuidado y educación de los hijos menores de edad y obliga a darles un nombre y apellido y a heredarles los bienes y patrimonio.
 
La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL)
adoptó una definición más amplia de lo que es la paternidad masculina describiéndola como la relación que los hombres establecen con sus hijas e hijos en el marco de una práctica compleja en la que intervienen factores sociales y culturales.

Este organismo de Naciones Unidas establece también que se trata de un fenómeno cultural, social y subjetivo que relaciona a los varones con sus hijos o hijas y su papel como padres en distintos contextos, más allá de cualquier tipo de arreglo conyugal y que además va transformándose a lo largo del ciclo de la vida, en la medida que se madura y se envejece.

Independientemente del origen genético y la obligación legal del padre hacia el hijo está el vínculo psicoafectivo, que es fundamental para la estabilidad y formación del menor a lo largo de su vida.

El hecho de ser padre no garantiza el afecto y respeto de sus hijos, este es un proceso que se construye día a día e implica un compromiso íntimo con sus descendientes, incluso desde antes de nacer.

El vínculo  debe empezar con la relación de pareja desde el momento mismo de la fecundación ya que en la medida que el feto se desarrolla se puede tener contacto con el bebé, hablarle, jugarle e incluso compartir canciones que él reconocerá cuando nazca. Los papás se van animando  a medida que encuentran que esa comunicación es efectiva. Igualmente el niño lo percibe como alguien cercano a través del cual se interrelaciona con el mundo exterior.

La paternidad es una experiencia única y particular, incluso con cada uno de los hijos, ya que se vive en forma diferente dependiendo de la personalidad de cada uno, de las relaciones de pareja en momentos determinados y, lógicamente, de la respuesta que encuentren en cada caso particular.

Desde el punto de vista psicológico al asumir este nuevo rol los padres experimentan cambios diferentes a los hormonales y corporales de la mujer. Uno de los procesos más comunes es que somaticen a través de sentimientos de ansiedad, comiendo más de lo habitual e incluso sintiendo mareos o ganas de vomitar

También suele ocurrir a los varones que luego de enterarse del embarazo de su pareja presenten episodios de ausentismo o que se sientan confundidos porque no saben lo que significa ser padre y en ese caso lo más recomendable es el diálogo y, por qué no, la búsqueda de ayuda profesional psicológica. Pues es necesario recordar que las mujeres se vuelven muy sensibles, se comportan de manera diferente y necesitan el apoyo y comprensión de su compañero. 

Es importante tener en cuenta que la paternidad lleva implícito el concepto de hogar, que son dos los que están al mando del mismo buque, donde los pasajeros son los propios hijos.

Véase también:


Fuentes

Cepal
http://www.eclac.cl/cgibin/getProd.asp?xml=/publicaciones/xml/9/11129/P11129.xml&xsl=/mexico/tpl/p9f.xsl&base=/mexico/tpl/top-bottom.xsl

“Un lindo vínculo que se construye”
Autor, Ana Inés Cazador, Psicóloga licenciada en la Universidad de Buenos Aires (Matrícula Nacional 43569)  Experta en  ayudar a mujeres y hombres que están en  proceso de ser padres.
http://www.psicologiaperinatal.com/un-hombre-que-va-a-ser-papa#more-92

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.