¿Realmente las vacunas evitan el resfriado?

realmente-las-vacunas-evitan-el-resfriado
Comparte

El resfriado común o gripa, es una enfermedad infecciosa transitoria de la vía respiratoria que se presenta cuando una persona se contagia por un virus. Esta enfermedad puede presentarse a cualquier edad pero generalmente afecta a niños y adultos mayores.
En los últimos años han surgido grandes interrogantes acerca de la utilidad de las vacunas y de los posibles efectos secundarios que pueden traer. En este artículo presentamos la información médica más relevante para aclarar algunas de las preguntas más frecuentes. (Ver también: resfriado común).

¿Las vacunas contra la gripa sí evitan que alguien se enferme de gripa?

Para responder a esta pregunta primero se debe recordar que los virus son el agente causal de la gripa. El virus suele replicarse al interior de las células hasta que las rompe.

Una vez por fuera de las células, el cuerpo logra controlarlo mediante diferentes mecanismos del sistema inmunológico (de las defensas). La ruptura de las células produce una respuesta inflamatoria que es la que produce también los síntomas propios del resfriado (malestar general, rinorrea, congestión y fiebre leve).

En la actualidad no hay medicamentos que puedan atacar a un virus. Algunas personas creen que los antibióticos podrían ayudarle a mejorarse de forma más rápida cuando tienen gripa, pero esto no es cierto. Los antibióticos no afectan el virus y lo único que hacen cuando se toman durante la gripa es aumentar, a largo plazo, la resistencia de las bacterias a los antibióticos.

Para el manejo de los virus se han diseñado las vacunas. Las vacunas son agentes que se parecen al virus (pueden ser sintéticas o utilizar el mismo virus atenuado, es decir, modificado para que no se pueda replicar) para que el sistema inmune reconozca a estos agentes y desarrolle una línea de defensa directa contra el virus. De esta forma, cuando la persona está en contacto con el virus, las defensas creadas impedirán que las células de la persona se infecten con el virus y este no se puede replicar.

Cada vacuna es específica para un tipo de virus y por lo tanto protege específicamente contra ese grupo de virus específicos. Es importante saber que los virus cambian rápidamente y por ello, en ocasiones, aunque una persona esté vacunada, puede presentar gripa causada por otro tipo de virus diferente aunque los síntomas suelen ser más leves.

¿Si los virus cambian rápidamente, cómo puedo saber qué vacuna ponerme?

Los países y científicos del mundo estudian anualmente los tipos de virus que circulan en el ambiente, desarrollando vacunas que puedan evitar el contagio de esos tipos particulares y aumentando así la eficacia de las vacunas disponibles para cada año. Es fundamental consultar con el medico para que él pueda realizar la recomendación de la vacuna más indicada según la edad y localización geográfica.

¿Cuáles vacunas hay actualmente?

Se han desarrollado muchas vacunas para generar defensas contra diferentes virus, pero específicamente para el caso de la gripa, el virus es el de la influenza. La vacuna de la gripa es un tipo de vacuna mixta que contiene varias formas de este virus de la influenza y que puede ayudarnos a estar más protegidos contra la gripa, por el mecanismo que ya se describió.

¿Cuándo debo vacunarme?

Existen esquemas de vacunación obligatorios de acuerdo con la edad de las personas, principalmente en niños y ancianos porque son más vulnerables a enfermarse. No obstante, es importante vacunarse antes de la temporada de lluvias o invierno que es cuando más se presentan casos de contagio. Se recomienda consultar al médico para tener información más exacta en cada caso.

¿Qué efectos secundarios puede tener una vacuna?

Las vacunas pasan cerca de 20 años estudiándose antes de ser aprobadas para el público general. Al momento de recibir esta aprobación, la vacuna ya ha mostrado su seguridad en el laboratorio y en varios estudios de carácter mundial con voluntarios y, además, es monitoreada constantemente por las autoridades sanitarias de los diferentes países.

Como con cualquier medicamento, existe un riesgo de presentar efectos secundarios que pueden variar desde reacciones alérgicas hasta dolor en el lugar de la inyección, tos, fiebre, dolores de cabeza e incluso, desmayos. No obstante, este tipo de efectos son remotos y se calculan en menos de una persona por cada un millón.

Lo que es importante resaltar es que, aunque muchos estudios han mostrado la eficacia y la seguridad de vacunarse, aún hay muchas personas que se rehúsan a aceptar sus beneficios. Un estudio publicado en diciembre del año pasado por el doctor Aigbogun en la revista ‘Vaccine’, mostró que aún es necesario desarrollar más estrategias de promoción de la salud para que los padres vacunen a sus niños.

Véase también:

Fuentes

  1. Aigbogun, N. W., J. I. Hawker, and A. Stewart. "Interventions to increase influenza vaccination rates in children with high-risk conditions—A systematic review." Vaccine (2014).
  2. Centers For Diseases Control and Prevention. Flu shot less effective this year because current virus has mutated. (2014).

Redacción Salud. Editores Académicos SAS

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.