Trastornos del aprendizaje ocasionados por problemas de vision, habla o escucha

trastornos-del-aprendizaje-ocasionados-por-problemas-de-vision--habla-o-escucha
Comparte

El aprendizaje es un proceso individual durante el cual se logra la adquisición de conocimientos, habilidades, valores y actitudes, mediante el estudio, la enseñanza o la experiencia.
Durante el proceso se involucran diversos factores como la actitud,  el comportamiento y el desarrollo psicomotor de los individuos y siempre está influenciado por el medio ambiente.

Aunque el aprendizaje es un proceso normal y cotidiano desarrollado por todos los seres humanos, el grado de dificultad para lograr los objetivos propuestos varia de un individuo a otro, por esto existen escalas generales que evalúan el grado de dificultad  en los procesos de aprendizaje.

Existen niños que muestran limitaciones importantes y especificas en sus habilidades para aprender a leer, a escribir, a trabajar con los número, así como en el desarrollo del lenguaje, la coordinación motriz y el comportamiento social, presentado además dificultad para permanecer quietos y concentrados y se distraen de manera frecuente.

La definición más aceptada considera que existe dificultad en el proceso de aprendizaje cuando el rendimiento del individuo en lectura, en cálculo o en la expresión escrita es sustancialmente inferior a lo esperado para su edad, grado escolar y su nivel de inteligencia (versión IV del Manual Diagnóstico de las enfermedades mentales).

Estos trastornos se pueden dividir en áreas específicas y en problemas inespecíficos, estos últimos son globales, secundarios y generalizados; ambos pueden ser difíciles de categorizar debido a la influencia de múltiples factores, pero lo importante es detectar cuando la dificultad en el aprendizaje puede ser pura o secundaria otro tipos de problemas relacionados con alteraciones con el lenguaje, la visión y la audición.

En muchos casos los niños con estas dificultades son inteligentes y tratan de cumplir las pautas escolares, de concentrarse y de tener buen comportamiento, pero no logran obtener resultados y comienzan a rezagarse.

Las alteraciones del lenguaje pueden surgir desde una edad temprana debido a la errónea costumbre cultural de dirigirse al menor con mala vocalización ya que su tendencia natural es repetir lo que oye y lo que ve.  La experiencia que tienen los niños con el sonido emitido por sus padres y las personas que los rodean, será fundamental durante sus primeros años de vida ya que de ello depende que codifiquen adecuadamente la imagen cuando la relacionen con la voz, por esto si al niño se le habla con trabalenguas y palabras mal pronunciadas, su respuesta será similar, en cambio si se hace de manera clara y con buena pronunciación su tendencia será a expresarse en forma adecuada.

Leer bien es fundamental ya que de esto depende buena parte del aprendizaje. Si no se lee correctamente tampoco se puede pronunciar bien. La primera forma en que los niños aprenden a leer es en dos golpes de voz (pa pa, ma ma) y cuando llegan a los sonidos más complejos van a tener problemas si no pronuncian bien esas palabras.

Una buen hábito para mejorar  el aprendizaje de los pequeños es la lectura de cuentos infantiles ilustrados, porque les enseña a relacionar el lenguaje visual con el escrito y además les refuerza la pronunciación de las palabras y la memoria.

Otra alteración del lenguaje muy frecuente en la edad escolar es la dislexia, que genera dificultad para distinguir y memorizar letras o grupos de letras y se hace evidente tanto en la lectura como en la escritura. Un caso muy común es la confusión de letras B y P y la D con la P.

Con respecto a la visión, debemos recordar que los ojos son órganos de vital importancia de los  cuales se debe estar muy pendientes ya que suelen ser causa de trastornos  de aprendizaje debido a problemas de bifocalidad  (ver doble), lesiones que dificultan el enfoque (estravismo) o problemas de visión como astigmatismo, miopía e hipermetropía.

El  cuidado del oído también es fundamental para el aprendizaje, si tenemos problemas de escucha no solo estamos limitados para comunicarnos y recibir correctamente los mensajes, también se limita el habla, aunque con una buena terapia se logra emitir sonidos  más precisos y entendibles.

Cuando la disminución auditiva es debido a prácticas inadecuadas como introducir objetos extraños en el oído o colocar sustancias no prescritas por el médico, se podrá recuperar la normalidad una vez se detecte y corrija el problema.

Recomendaciones para los padres:

  • Llevar a los hijos a las citas de crecimiento y desarrollo para detectar en forma  temprana trastornos del aprendizaje
  • Repetirles de forma correcta las palabras que pronuncian de manera inadecuada
  • Vigilar que cumplan adecuadamente el proceso de masticación, que es fundamental para la emisión del sonido correcto y para el fortalecimiento de los músculos
  • Un ejercicio que ayuda al proceso de vocalización es colocar la boca del adulto en la palma de la mano del niño y hablarles claramente y con buena pronunciación.

Lo más importante es reconocer si existe el trastorno, darle tratamiento y ayudar a nuestros hijos a lograr sus metas y alcanzar el pleno desarrollo.

Véase también:

Fuentes

  1. “Trastorno por déficit de atención” Por Kenny Arbieto Torres, psicólogo http://www.psicopedagogia.com/trastorno-por-deficit-de-atencion
  2. Artículo: “Niños con problemas de aprendizaje”
  3. SALUD AL DIA www.saludaldia.com   
  4. http://definicion.de/aprendizaje/
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.