Tratamientos para orzuelos: ¿sirven las medidas caseras?

tratamientos-para-orzuelos
Comparte

El orzuelo es uno de los motivos de consulta más frecuentes. En la mayoría de los casos se resuelve de manera espontánea, pero es común que se siga presentando repetidamente. Cuando no se resuelve, un orzuelo puede convertirse en una condición crónica o complicarse.
El orzuelo es una masa dolorosa de color rojo, que se produce como consecuencia de la obstrucción de una glándula sebácea en el borde del párpado y de la infección por bacterias. Pueden ser internos o externos y se manifiestan por una sensación de tener arena en los ojos, lagrimeo, secreción o formación de costras alrededor de la lesión. Generalmente, el tratamiento del orzuelo consiste en aplicar compresas tibias y masajes locales para lograr drenarlo. Adicionalmente, se formulan antibióticos tópicos o en ocasiones sistémicos (para conocer más acerca del orzuelo, haga clic aquí).

Dentro de las recomendaciones más comunes para el manejo está la aplicación de compresas tibias, por ejemplo. Pero no se conoce la eficacia ni la seguridad de este método. En el mejor de los casos, la compresa caliente es suficiente, pero en ocasiones también requiere el uso de otros medicamentos que, si no se maneja de manera correcta, podría culminar en una infección que se repite o en el desarrollo de otras enfermedades. Por tal motivo, un grupo de investigadores decidió revisar qué decían las investigaciones al respecto.

El objetivo de este estudio, publicado en las reconocidas bases de datos de Cochrane, fue revisar la efectividad y seguridad de este tipo de tratamientos para los orzuelos. Se consideraron tratamientos que no implicaban cirugía como la aplicación de compresas tibias, masajes, la administración de ungüentos tópicos, de antibióticos y de corticoides (disminuyen la inflamación), así como la medicina alternativa como la acupuntura. Sorprendentemente, no se encontraron investigaciones recientes que hubieran estudiado este tipo de tratamientos caseros y tradicionales. Los estudios más recientes eran de hace más de 20 años y los demás trataban casos de orzuelos externos u orzuelos internos crónicos. Por esta razón, el estudio liderado por la investigadora Kristina Lindsley, de la prestigiosa escuela de salud pública de Johns Hopkins, concluye que al no encontrar evidencia que apoye pero tampoco que desmienta el manejo no quirúrgico para el orzuelo interno agudo, recomienda que las decisiones terapéuticas se tomen bajo el juicio médico.

El orzuelo, en el caso de este estudio, interno agudo, es una condición común que se presenta en una población muy amplia. Las recomendaciones de tratamiento no quirúrgico, pueden ser o no ser las indicadas, seguras y efectivas. Por ello se recomienda que ante una condición como el orzuelo interno de presentación aguda, la persona afectada se comunique primero con un médico para que después de una consulta detallada, se decida el mejor manejo, pues las medidas tradicionales podrían o no, ser el tratamiento adecuado.

Fuentes

  1. Lindsley, K., Nichols, J. J., & Dickersin, K. (2013). Interventions for acute internal hordeolum. The Cochrane Library.

Por:Redacción en Salud. Editores Académicos SAS. 27 de octubre de 2016.

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.