Un poco menos de sal

un-poco-menos-de-sal
Comparte

En el mundo se consumen grandes cantidades de sal diariamente ya que, además de ser el elemento que adereza y adiciona sabor a todas las comidas, es una fuente importante de sodio,  elemento esencial para el adecuado funcionamiento del organismo.
Sin embargo el consumo de este elemento debe ser medido y controlado ya que el consumo excesivo puede contribuir en el desarrollo o complicación de algunas alteraciones de salud, como la hipertensión (debido a la retención de líquidos que favorece el incremento de la presión sobre las arterias).

Según datos de la OMS, la hipertensión es la causante del 62% de los accidentes cerebrovasculares y del 42% de las enfermedades del corazón. Esta información es conocida por la mayoría de las personas, sin embargo no se tiene una idea clara de que significa un alto consumo de sodio, en que alimentos diferentes a la sal se encuentra y como puede ser remplazado.

Cuánta sal consumimos

El consumo de sal recomendado para una persona sana esta por debajo de 2.300 mg de sodio al día; sin embargo un estudio adelantado en los Estados Unidos, por el Centro para el Control de las Enfermedades, mostró que en promedio se consumen  3.200 mg de sodio en la dieta diaria común, sin contabilizar la sal que se adiciona a los alimentos, lo que eleva el promedio de consumo diario. Revisiones de expertos indican que el 44% del sodio que consume la población general  proviene en gran porcentaje de 10 categorías de alimentos que incluyen: productos de panadería, carnes frías, pizzas, aves, sopas, emparedados, quesos, pastas, carnes frescas y pasabocas de paquete.

Cómo moderar el consumo

Dentro de las alternativas para reducir el consumo de sal están:


La sal realza el sabor de muchos alimentos, eso es indudable; sin embargo reducir su consumo genera grandes beneficios para la salud ya que se estima que una disminución del consumo de sal en un 15% podría ayudar a salvar 9 millones de vidas en todo el mundo en un tiempo máximo de 10 años.

  • Reemplazar los alimentos que aportan una mayor cantidad sodio (comidas rápidas) por otros mas saludables, como las frutas y verduras. Varios estudios han demostrado que solo entre el 20% y 40% de las personas que adoptan este método han logrado reducir el consumo de sodio a los niveles recomendados; esto, debido a que requiere varios cambios en los hábitos alimenticios que muchos individuos no están dispuestos a asumir.
  • Reducir la sal que se adiciona a los alimentos preparados: La mayor parte del sodio que se consume proviene de alimentos preparados industrialmente (sopas, embutidos, productos de panadería, paquetes). En el Reino Unido, los entes de control han iniciado una campaña para la reducción gradual sodio en los alimentos preparados. La estrategia ha sido muy exitosa, logrando reducir el consumo de sodio diario entre un 20 y 30%, sin que el consumidor note alteraciones en el sabor.
  • Remplazar la sal: Se han usado algunos sustitutos de la sal común (cloruro de sodio) como el cloruro de potasio, el cloruro de calcio o el sulfato de magnesio, sin embargo estos productos  pueden tener sabores metálicos, astringentes o picantes.

Para tener en cuenta

Las estadísticas más recientes de la Organización Mundial de la Salud muestran un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares en la población colombiana. Se estima que en 2008, murieron en Colombia más de 130.000 personas por enfermedades no transmisibles y de ellas, más de la cuarta parte a causa de problemas cardiovasculares.

La estadística es aun más preocupante si se tiene en cuenta que factores de riesgo como el sedentarismo, el sobrepeso, los niveles altos de colesterol y la hipertensión arterial afectan, individualmente, a cerca del 40% de la población.

Diversos organismos a nivel mundial han estudiado los beneficios que se derivan de la reducción del consumo promedio de sal al día. Uno de estos estudios, publicado en la prestigiosa publicación The New England Journal of Medicine, consistía en la simulación de los efectos de la reducción del consumo de la sal en la población de Estados Unidos,  confirmando que una reducción dietética de 3 g diarios de sodio disminuiría los casos anuales de enfermedades cardiovasculares y los infartos del corazón.

Véase también:

Fuentes

  1. WHO Mortality and burden of disease - Noncommunicable diseases – Colombia. World Health Organization - NCD Country Profiles, 2011.
  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Vital signs: food categories contributing the most to sodium consumption - United States, 2007-2008. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2012 Feb 10; 61(5): 92-8.
  3. Liem DG, Miremadi F, Keast RS. Reducing sodium in foods: the effect on flavor. Nutrients. 2011 Jun; 3(6): 694-711.
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.