hipertension-pulmonar-mobile.png
Pulmones resporatorias

Conoce todo sobre

Hipertension-pulmonar

Comparte

Hipertensión Pulmonar

La hipertensión pulmonar es una condición médica que se caracteriza por el aumento en la presión a nivel de los vasos sanguíneos que transportan la sangre del corazón a los pulmones (arterias pulmonares).

La enfermedad es más frecuente en las mujeres que en los hombres, en una proporción de tres casos por uno. Habitualmente, el diagnóstico se realiza entre los treinta y los cuarenta años de edad, aunque en algunos pacientes solamente se detecta en época de la vejez.

En algunas ocasiones aparece como un proceso en que no es posible identificar una causa de base (hipertensión pulmonar primaria o idiopática), pero generalmente surge como complicación de enfermedades pulmonares o cardiacas crónicas (hipertensión pulmonar secundaria).

Causas y tratamiento

Causas

En el caso de la hipertensión pulmonar primaria, hay una fuerte influencia genética y un factor ambiental que la desencadena, siendo consideradas las infecciones del aparato respiratorio, el uso de algunos medicamentos y la existencia de eventos inflamatorios de cualquier otro origen, como posibles activadores del proceso en individuos susceptibles.

En los casos de hipertensión pulmonar secundaria, las causas más frecuentes del trastorno son Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), fibrosis pulmonar (cicatrización de tejido pulmonar), tromboembolismo pulmonar (presencia de coágulos de sangre en los vasos sanguíneos del pulmón), enfermedades pulmonares de origen laboral, enfermedades de las válvulas del corazón, defectos cardíacos de nacimiento, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades del sistema inmunológico como el lupus eritematoso sistémico y algunos medicamentos.


Ver menos
Ver más

Síntomas

En la mayoría de los casos, durante las primeras fases de la enfermedad no se observan manifestaciones clínicas importantes, lo cual puede retrasar el diagnóstico durante varios años.

Los primeros síntomas suelen ser disnea de esfuerzo (dificultad para respirar cuando se desarrolla alguna actividad física), sensación de cansancio fácil, mareos (sensación de inestabilidad o rotación de la cabeza) y en ocasiones cianosis (amoratamiento de los labios).

A medida que la enfermedad progresa, aumenta la intensidad de la disnea y se hace evidente en reposo, se observa un mayor compromiso del estado general, debilidad permanente, edema de los miembros inferiores (inflamación por acumulación de líquido) y en algunos pacientes, sensación de opresión en el pecho y palpitaciones (percepción de los latidos cardiacos).


Ver menos
Ver más

Tratamiento

Dada la naturaleza crónica de la enfermedad, es importante realizar cambios importantes en el estilo de vida, incluyendo el mantenimiento de un peso corporal adecuado, la práctica de ejercicio físico bajo supervisión médica y la suspensión del cigarrillo, en los pacientes que fuman.

De acuerdo con el origen del trastorno, existen diferentes opciones de tratamiento, entre las cuales se incluyen:

  • Medicamentos anticoagulantes: Bloquean la coagulación de la sangre y evitan la formación de trombos (coágulos en el interior de los vasos sanguíneos), el más común es la warfarina.
  • Diuréticos: Estimulan la diuresis, contribuyendo a reducir el volumen de líquido en el organismo, los más utilizados son furosemida y espironolactona, de acuerdo con las necesidades del paciente.
  • Oxígeno: Refuerza la dilatación de los vasos sanguíneos pulmonares y la oxigenación de la sangre.
  • Prostaciclina y análogos de la prostaciclina: actúan como vasodilatadores pulmonares, mejorando la tolerancia al ejercicio, la calidad de vida y la supervivencia.
  • Bloqueadores de los receptores de endotelina: ayudan a mantener la dilatación de los vasos sanguíneos pulmonares, incluyen bosentan y ambrisentan.


Ver menos
Ver más

Bibliografía

Referencias

  1. Pulmonary Hypertension. American Academy of Family Physicians. 2008. Patient Education. Documento electrónico disponible en:
    http://www.mdconsult.com/das/patient/body/395280743-4/0/10062/69960.html?tab=eng
  2. Watson R, Sarikinda K. Pulmonary Hypertension. Essential Evidence Plus. 2008. Documento electrónico disponible en:
    https://www.essentialevidenceplus.com/content/eee/688
  3. Heresi G. Idiopathic Pulmonary Arterial Hypertension. Best Practice. 2011. Documento electrónico disponible en:
    http://bestpractice.bmj.com.ez.urosario.edu.co/best-practice/monograph/292/basics.html

Ver menos
Ver más
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.