Higiene bucal

higiene-bucal
Comparte

Parte esencial de una vida  exitosa. La boca aunque hermosa y esencial para el cuerpo humano, contiene un gran número de micro organismos por lo que podría llega a ser un medio especial para el crecimiento de hongos, virus y bacterias, por eso resulta importante fomentar en los niños hábitos higiénicos y alimenticios apropiados.

A los niños se les debe enseñar que unos dientes sanos y fuertes no solo sirven para mejorar la presentación personal sino que ayudan al correcto masticado de los alimentos, lo cual incide en una buena digestión y en un correcto estado de salud.

El Cepillado

La higiene bucal comienza con un buen cepillado luego de cada comida, en especial de aquellas donde predominan los carbonatos, el azúcar y las golosinas, que son generadoras de caries.

El primer paso es elegir el cepillo y dentífrico adecuados, para ello es importante consultar con el odontólogo pediatra quien podrá sugerir lo más conveniente para cada necesidad. Un buen dentífrico ayudara a fortalecer el esmalte y eliminar la placa bacteriana, además de producir una capa protectora que sirve para que las células de los dientes se regeneren.

Sin embargo, un cepillado excesivo puede incidir en un temprano desgaste del esmalte, especialmente  si se han ingerido cítricos después de las comidas, por lo que lo ideal está entre 2 y 3 cepillados diarios, incluyendo el de antes de ir a dormir, que es el más importante.

El cepillado debe ser suave y se debe realizar de arriba hacia abajo en forma de barrido, introduciendo los filamentos del cepillo en el espacio que se forma entre diente y diente. Además se deben limpiar la cara interna de las mejillas, la lengua, el paladar y las encías.

En caso de presentarse sangrado durante o inmediatamente después del cepillado, es probable que exista gingivitis (inflamación de la encía), en ese caso lo aconsejable es acudir al odontólogo de manera inmediata para que  realice una buena limpieza con ultrasonidos y evite el riesgo de perder alguna pieza dental.

El enjuague y la seda dental

Se recomienda enseñar a los niños el uso de la seda dental y el enjuague bucal después del cepillado, esto disminuye el riesgo de desarrollar caries debido a los residuos de alimentos que quedan entre los dientes.

Existen enjuagues adecuados para las diferentes etapas de la infancia, el cual será recomendado por el profesional en salud oral que debe ser visitado por lo menos 2 veces al año.

Para los menores que presentan espacios amplios entre dientes es recomendable sustituir la seda dental por un cepillo interproximal - que es pequeño y de forma cilíndrica – que ayuda  a eliminar la acumulación de bacterias o placa bacteriana.

Los Chicles, si o no?

El uso de chicles sin azúcar puede ser conveniente. La acción de masticar estimula la secreción de saliva y esto evita que el pH (potencial de hidrógeno) de la boca se vuelva excesivamente ácido, lo cual inhibe el crecimiento de la bacteria streptococcus mutans, que es causante de la caries. También ayuda a que se produzca más salivación, que contribuye a un mejor proceso de digestión. Igualmente, genera un efecto inmediato sobre algunos sedimentos que quedan en la superficie de los dientes. La goma de mascar ayuda pero no sustituye las ventajas del cepillado.

Pero, ¿Están mis dientes limpios?

El hecho de que los dientes queden blancos no quiere decir que estén perfectamente limpios, es recomendable usar una pastilla o solución reveladora, que está elaborada con fibras vegetales inocuas que tiñen temporalmente la placa dental.

Con esta práctica los niños pueden verificar los sitios donde hay placa bacteriana  y cepillar con más atención las áreas teñidas hasta que el color desaparezca.  Este sistema se puede utilizar con cierta frecuencia para verificar  que la limpieza se esté realizando de manera correcta.

Los beneficios de estos cuidados son evidentes: desde el punto de vista psicológico una dentadura fuerte y sana genera optimismo, seguridad y una vida social exitosa; en cambio, no existe algo más molesto que una persona con mal aliento (halitosis) o con piezas dentales dañadas o incompletas.

Véase también:

Fuentes consultadas

  1. Asociación Dental Americana. Salud oral
  2. http://www.geosalud.com/saluddental/Higiene_Oral.htm
  3. http://www.alimentacion-sana.net/

Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.