Sangrado

Comparte

También denominado hemorragia y es la salida de la sangre de los vasos sanguíneos, que puede ser: interna, cuando ocurre dentro de los órganos internos; o externa, si la sangre sale por cualquier orificio natural, como la boca, la nariz, la vagina o el ano, o bien a través de heridas en la piel.

Tipos

De acuerdo con la cantidad (volumen de sangre que sale) las hemorragias se clasifican en microscópicas, leves, moderadas o severas, siendo estas últimas  una condición amenazante para la vida que incluso pueden causar la muerte si no son controladas a tiempo.

Las hemorragias pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo y según el mecanismo responsable pueden ser:

  • Traumáticas: Cuando existe un daño de los órganos o tejidos, que implica la ruptura de los vasos sanguíneos
  • Espontáneas: Si no hay un traumatismo evidente y casi siempre se deben a condiciones que disminuyen la capacidad de coagulación de la sangre, como la hemofilia, la deficiencia de plaquetas o el uso de ciertos medicamentos.


Las causas más importantes y comunes de hemorragia son:

  • Heridas: Ya sea por traumatismos o por procedimientos quirúrgicos.
  • Trastornos de la coagulación: Entre ellos la hemofilia, la insuficiencia hepática (que consiste en el deterioro de la función del hígado, con la subsiguiente disminución de ciertas sustancias que evitan el sangrado, denominadas factores de coagulación) y la deficiencia de plaquetas (trombocitopenia).
  • Enfermedades: Como la hipertensión arterial, el cáncer, las úlceras (gástricas o duodenales) o ciertas infecciones, como el dengue.
  • Uso de algunos medicamentos: Como los anticoagulantes (warfarina) o ciertos antiinflamatorios no esteroideos.

Síntomas asociados

Si la pérdida de sangre es severa (más de 15% del total de la sangre del cuerpo), puede presentarse una condición llamada choque, que se manifiesta por: confusión, palidez de la piel, disminución de la presión arterial, taquicardia, dificultad para respirar, sudor frío, e incluso perdida de la consciencia.

La hemorragia interna, a menudo se acompaña de dolor abdominal, dolor en el pecho, sangre en las deposiciones o en la orina y vómito con sangre (hematemesis).

Tratamiento

Depende de la severidad de la hemorragia. Los sangrados leves, como aquellos causados por una herida superficial suelen detenerse mediante la aplicación de una presión firme sobre la herida durante unos 20 minutos. Se recomienda limpiar la herida con agua o con soluciones antisépticas y cubrirla con una tira adhesiva (curita) o con una gasa estéril fijada con esparadrapo. Si la herida continúa sangrado es preciso buscar atención médica.

Las hemorragias internas o superficiales severas (debidas a traumatismos fuertes) requieren de una valoración médica urgente para definir el tipo de tratamiento necesario.


Consulte con su médico.

Fuentes

  1. Bleeding- MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000045.htm
  2. Wedro BC, Davis CP. Internal bleeding. http://www.emedicinehealth.com/internal_bleeding/article_em.htm
  3. Internal bleeding – Symptoms, causes and treatments- Better Medicine. http://www.bettermedicine.com/article/internal-bleeding
  4. Mayo Clinic. Cuts and scrapes: first aid. http://www.mayoclinic.com/health/first-aid-cuts/FA00042
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.