conjuntivitis-mobile.png
Visión

Conoce todo sobre

Conjuntivitis

Comparte

La conjuntivitis es el término que se utiliza para la inflamación de la conjuntiva, membrana transparente y delgada que recubre la parte interior de los párpados y una porción del globo ocular. En la conjuntivitis, los pequeños vasos sanguíneos que recubren el ojo aumentan de tamaño, razón por la cual se conoce como “ojo rojo”. La inflamación de los párpados hace que estos sean más rígidos y no abran completamente; por esta razón también se le conoce popularmente como “mirada china.

Causas y tratamiento

Tipos

La conjuntivitis se clasifica de acuerdo al agente que la produce.

  • Conjuntivitis alérgica: Es frecuente en personas que sufren otras alergias. Las más comunes son keratocunjuntivitis atópica, conjuntivitis alérgica simple, conjuntivitis estacional, conjuntivitis vernal y conjuntivitis gigante papilar.
  • Conjuntivitis bacteriana: En pacientes que tiene enfermedades que comprometen su sistema inmune o que han sufrido traumas en el ojo, el crecimiento de las bacterias desborda la capacidad protectora. Se caracterizan por la producción de secreción amarillenta y abundante. Pueden ser crónicas, agudas o hiperagudas.
  • Conjuntivitis viral: No son muy comunes;  en la mayoría de los casos son leves y pasajeras.
  • Conjuntivitis por Chlamydia: Ocasionalmente, por contacto de los ojos con fluidos genitales, puede presentarse infección ocular por Chlamydia trachomatis, una de las principales causas de enfermedades de transmisión sexual.

A parte de estos cuatro tipos principales, pueden presentarse conjuntivitis asociadas al uso de lentes de contacto, mecánicas, traumáticas, tóxicas, neonatales o secundarias a otras enfermedades del ojo.  


Ver menos
Ver más

Causas

Debido a la permanente exposición que tiene los ojos frente al ambiente, son muchos los agentes que pueden llevar a que se produzca conjuntivitis:

  • Virus: Principalmente herpes y adenovirus.
  • Bacterias: Como los estafilococos, estreptococos, moraxella  y otras bacterias involucradas en enfermedades como la neumonía, la influenza, la gonorrea y la meningitis.
  • Alérgenos: El polvo, el polen, el viento y diferentes elementos pueden llevar a que la conjuntiva, que es rica en mastocitos (células que producen y almacenan histamina), reaccionen en forma exagerada.
  • Golpes y lesiones de los párpados.
  • Exposición del ojo a sustancias químicas.
  • Objetos extraños en el ojo.
  • En algunos casos especiales, bloqueo de los conductos lacrimales.


Ver menos
Ver más

Signos y síntomas

Cuando una persona sufre de conjuntivitis es común que experimente:

  • Sensación de picor en los ojos.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Inflamación de los párpados.
  • Enrojecimiento del globo ocular.
  • Aumento de sensibilidad frente a la luz.
  • Sensación de arena o mugre en el ojo.
  • Secreción purulenta y amarillenta en los párpados.


Ver menos
Ver más

Tratamiento

El tratamiento de la conjuntivitis depende del agente que la está causando y debe ser administrado por un especialista.

  • En conjuntivitis bacteriana: El médico puede prescribir antibióticos en gotas o ungüentos y en casos severos aplicación intramuscular. Entre otros pueden usarse Gentamicina, Eritromicina, Bacitracina, Polimixina combinada con Neomicina, Tobramicina, etc.
  • En conjuntivitis alérgica: Primero debe identificarse el alérgeno que la produce y evitar el contacto con él. En una segunda fase se atacan los síntomas con medicamentos que estabilicen la función de los mastocitos o reduzcan la respuesta inflamatoria (nedocromil, lodoxamina, prednisolona) y con antihistamínicos (ketorolako, pranoprofeno, antazolina-nafazolina, feniramina-nafazolina, Azelastina, Levocabastina).
  • Lavados: En todo tipo de conjuntivitis es recomendable hacer un lavado cuidadoso del ojo con soluciones salinas especializadas.
  • Lágrimas artificiales: Contribuyen a lubricar el ojo y a aliviar los síntomas de irritación.

Salvo en casos muy especiales, las conjuntivitis virales solo reciben tratamiento para aliviar los síntomas ya que no existen fármacos que erradiquen los virus.


Ver menos
Ver más

Prevención

Para prevenir el contagio es necesario tomar algunos hábitos de higiene, en especial si se está cerca de personas con conjuntivitis:

  • Cambiar con frecuencia las fundas de las almohadas.
  • No compartir los elementos que se usan para el maquillaje y la limpieza de los ojos.
  • Asear cuidadosamente lentes de contacto.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar tocarse los ojos con los dedos o introducir objetos en ellos.
  • Utilizar protección para los ojos cuando se realizan labores en las que puedan estar expuestos a lesiones traumáticas o alérgenos.

Consulte con el médico.


Ver menos
Ver más

Bibliografía

1. The Cleveland Clinic. Conjuntivitis. 2006. 3 pp.
2. Quinn CJ, Mathews DE et al. Care of the Patient with Conjunctivitis. American Optometric Association. 2002. 33 pp.
3. García C, Martín M et al. Conjuntivitis bacterianas. Atención Primaria en la Red. Guías Clínicas 2004; 4 (16). 6 pp.
4. Vorvick LJ, Zieve D. Conjuntivitis. A.D.A.M., Inc. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001010.htm. Recuperado Agosto 4 de 2011.



Ver menos
Ver más
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.