pterigio-mobile.png
Visión

Conoce todo sobre

Pterigio

Comparte

Un pterigio (del griego pterygion, que significa ala), es un crecimiento “carnoso” que se extiende desde la conjuntiva hacia la córnea, habitualmente en el lado interno del ojo, generando molestias irritativas y en estados avanzados, compromiso de la función visual.

Se presenta con mayor frecuencia en hombres, especialmente en áreas geográficas en las que hay gran exposición a los rayos solares. El pico máximo de frecuencia se alcanza antes de la edad adulta y disminuye progresivamente con el paso de los años.

Causas y tratamiento

Causas

Aunque el origen de esta lesión ocular no se ha definido por completo, parece ser que la luz ultravioleta (rayos del sol, luz artificial), desempeña un papel importante en el crecimiento de los pterigios.

Otros posibles factores de riesgo son la exposición a contaminantes ambientales como el polvo y el calor seco, la presencia de alteraciones inmunológicas e infecciones virales y la existencia de trastornos alérgicos que generan irritación ocular o resequedad permanente.


Ver menos
Ver más

Síntomas

Los síntomas característicos del pterigio son:

  • Enrojecimiento acompañado o no de inflamación.
  • Irritación ocular.
  • Resequedad ocular.
  • Sensación de rasquiña (prurito ocular).
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Visión borrosa.

El pterigio puede confundirse con otra lesión, relativamente frecuente, denominada pingüécula, que corresponde a una mancha o protuberancia amarillenta que se asienta sobre la conjuntiva interna del ojo, como resultado del depósito anormal de proteínas, grasa o calcio y que a diferencia del pterigio, no experimenta crecimiento con el paso del tiempo.


Ver menos
Ver más

Tratamiento

En los estadios iniciales del pterigio, el tratamiento se limita a la utilización de lentes con protección ultravioleta, lubricación del ojo mediante la aplicación de lágrimas artificiales y en casos especiales, uso de corticoides.

El tratamiento definitivo es la remoción quirúrgica del tejido anormal, sin embargo, la resección simple del mismo presenta una alta tasa de reincidencia, por lo que se recomienda adicionar radiación beta o un autoinjerto conjuntival,  con el fin de reducir el riesgo de reaparición.


Ver menos
Ver más

Prevención

La mejor manera de prevenir la aparición de la lesión primaria y evitar las recurrencias posteriores de un pterigio, es limitar la exposición a los factores ambientales que promueven su crecimiento, mediante:

  • Uso de lentes de sol con protección UV.
  • Protección frente a condiciones secas y/o polvorientas, mediante el uso de lentes adecuados.
  • Aplicación de lágrimas artificiales en condiciones de resequedad o irritación ocular.


Ver menos
Ver más

Bibliografía

Referencias

  1. Holopainen J. Pterygium. Essential Evidence Plus. 2011. Documento electrónico disponible en:
    https://www.essentialevidenceplus.com/content/ebmg_ebm/826
  2. O´Brart D. Pterygium. Best Practice. 2012. Documento electrónico disponible en:
    https://www.bestpractice.bmj.com/best-practice/monograph/963/basics.html
  3. ------ Pterigio y Pingüécula. Sociedad Americana de Ofatlamología. Información Oftalmológica. 2003. Documento electrónico disponible en:
    https://secure.aao.org/pdf/057140.pdf

Ver menos
Ver más
Recomiendanos
Al día en salud no sugiere diagnósticos o tratamientos médicos.
© 2022 al día en salud. Todos los derechos reservados.